La estación de esquí La Pinilla inaugura mañana temporada esperando atraer a un mayor número de visitantes que, debido a la crisis, no puedan realizar viajes de estancias más largas a zonas de fuera del Sistema Central. Es el único aspecto positivo, “si es que algo se puede sacar”, de la crisis según aseguró el director de la estación segoviana, Ángel González Pieras, quien insistió en aprovechar las estaciones cercanas”. La reducción de la capacidad de gasto, señaló, podría hacer que los amantes de la nieve se decantaran por La Pinilla alejándose de otras zonas como Sierra Nevada o Los Pirineos.

No obstante la emblemática cumbre segoviana plantea un inicio de temporada con “más inversión y mejora en el servicio para hacer frente a la crisis”. Hasta 300.000 euros invirtió en la adquisición de 30 cañones de innivación artificial que hicieron, según el director, que “seamos la estación que más ha invertido” en este tipo de tecnología, aumentando además la capacidad de bombeo en la sala de máquinas.

La Pinilla abrirá tras un intenso trabajo en pistas con más de 120 hectáreas y 3 kilómetros de longitud. Gracias a la innivación artificial se consiguieron condiciones óptimas para una pista Focas (roja) para expertos; una pista del Retorno (azul) de dificultad media, y tres pistas del Gran Plato (verde) para debutantes, así como uno espesor de entre los 20 y 40 centímetros de nieve polvo dura.

La jornada contará además con precios de promoción especial, 10 euros el forfait adulto e infantil, y durante el puente de la Constitución, el jueves, viernes, sábado y domingo, 26 euros, el forfait adulto; 20 euros el infantil, y 18 euros el de mediodía. Éstos se unirán a los más de 300 abonos de temporada vendidos durante el mes de noviembre con motivo de la campaña especial que multiplicaron por diez las ventas del “récord histórico de La Pinilla”.