Al hablar de osteoporosis a todos se nos viene a la cabeza la imagen de una mujer, normalmente de edad adulta que ha superado ya la menopausia. Aun así, esta enfermedad reumática también se da en hombres y de una forma más común de lo que pueda creerse, pues por cada tres casos que se dan en población femenina, un varón también la padece.

La osteoporosis se caracteriza por una pérdida paulatina de la densidad ósea, lo que a su vez incrementa el riesgo de sufrir determinado tipo de fracturas. En nuestro país esta patología afecta a más de 2 millones de personas, 500.000 de las cuales son hombres. Pero existen muchas diferencias entre las causas por la que afecta a unas y a otros.

“Mientras que en la mujer la osteoporosis es provocada por una destrucción progresiva del hueso, en el hombre esta enfermedad se produce por un déficit en su formación”, apunta el Dr. Josep Blanch, del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar, en Barcelona. “Mediante el cultivo de osteoblastos, las células encargadas de la formación del hueso, se ha podido demostrar que en los hombres con osteoporosis éstas tienen una actividad deficitaria”.

Estas conclusiones son fruto de una línea de investigación que la Sección de Metabolismo Óseo del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar lleva realizando desde hace ya varios años sobre la osteoporosis en el varón y que han sido publicadas en la revista ‘Calcified Tissue International”.

“Hasta ahora se pensaba que los casos de osteoporosis en hombres estaban relacionados con el consumo de alcohol, tabaco o fármacos”, comenta el Dr. Blanch. “Pero es cierto que al menos el 50% de ellos no tienen nada que ver con estos hábitos, sino que se deben a que los osteoblastos no generan suficiente tejido óseo”.

 

Huesos más largos y grandes

Año tras año la osteoporosis, cuyo Día Mundial se celebra este 20 de octubre, es la causa de más de 45.000 fracturas de hueso, lo que unido a que se dan en personas en edad avanzada, hace que el deterioro en la calidad de vida sea importante. “Aunque se siguen dando más en mujeres, dado que en ellas la prevalencia es mayor, el 20% de las fracturas vertebrales sintomáticas las sufren hombres, al igual que el 30% de las de cadera”, subraya el Dr. Blanch.

La resistencia que pueda tener un hueso no sólo se mide por su densidad, sino también por la calidad de éste -su arquitectura, mineralización o las microfracturas que se puedan apreciar-. Los hombres tienen una masa ósea mayor a la de las féminas por una sencilla razón, sus huesos son más grandes y más largos, “esto hace que sufran las fracturas osteoporóticas diez años después que en el caso de las mujeres, pero ambos tienen una densidad ósea similar”, indica el experto.

Entre los 35 y los 50 años es cuando se comienza a producir la pérdida de hueso. En la población femenina este proceso se incrementa a causa del déficit de estrógenos provocado por la menopausia.

“En los hombres también existe una disminución de la concentración hormonal, pero en este caso de testosterona, andrógenos adrenales o la hormona del crecimiento”, según el Dr. Blanch. “De forma secundaria también puede ser provocada por el hipogonadismo, la terapia oral con esteroides o el consumo de alcohol”.