Se acabarán las zonas para fumadores y no fumadores. Hoy miércoles, la mayoría de los grupos parlamentarios votará a favor de acabar con las exenciones.

Por su parte, el Partido Popular en el ámbito nacional propone habilitar en los restaurantes algunas zonas completamente aisladas para los fumadores, pero parece ser que su enmienda no saldrá adelante.

Además, la propuesta de Convergencia i Unió de compensar a los empresarios que hicieron reforma en sus locales para cumplir con la ley, aún vigente, tampoco recibirá apoyos suficientes. Así, tampoco se llevará a cabo la pretensión de Izquierda Unida de subir los impuestos al tabaco.

Sin embargo, los partidos han pactado otros asuntos: no se fumará en los lugares públicos cerrados, aunque en psiquiátricos, cárceles y asilos podrá habilitarse una zona para ello. También quedará prohibido encender el cigarrillo en algunos lugares que están al aire libre, concretamente en las inmediaciones de los hospitales, en los patios de los colegios, o en las zonas infantiles de los parques.

Y es que, la nueva Ley Antitabaco, que entrará en vigor el próximo 2 de enero, no permitirá fumar en los recintos hospitalarios, incluidas las zonas al aire libre, por «pedagogía sanitaria» pero permitirá el humo en los espacios al aire libre de los campus universitarios y en las terrazas.

Estos son los acuerdos alcanzados esta semana en la ponencia legislativa que se encarga de negociar el contenido de la nueva ley del tabaco en el Congreso de los Diputados, donde este miércoles se votará en la Comisión de Sanidad para su posterior envío al Senado.

Asimismo, la norma incluirá programas de prevención del tabaquismo orientados a escolares y de deshabituación tabáquica, cuya forma de financiación está aún por discutir. Las comunidades autónomas seguirán siendo las responsables de inspeccionar y sancionar sobre esta ley.

También se han alcanzado acuerdos sobre la regulación de los denominados club de fumadores, fundamentalmente para evitar que los bares y restaurantes grandes, que hicieron obras por la ley anterior, se conviertan en improvisados clubs de fumadores.

Los camareros, como trabajadores, no podrán entrar en estos locales, que quedarán definidos como asociaciones con sede social, que cuenten con socios, objetivos sin ánimo de lucro, que no promuevan la venta de objetos de consumo y con la entrada prohibida a menores.

Los grupos han decidido permitir las máquinas expendedoras en las tiendas de conveniencia de las gasolineras, como pedía el PP, y mantener el resto de lugares que contemplaba la anterior norma: quioscos de prensa, estancos y bares, con venta sólo a mayores de edad y previa solicitud de activar la máquina.