Uno de cada cuatro jóvenes de Castilla y León considera que en ocasiones es “preferible un gobierno autoritario a uno democrático”, aunque seis de cada diez se decanta por la democracia ante otro tipo de sistemas políticos, cuando se le presenta esta disyuntiva. Estos dos porcentajes, que triplica la media nacional, están vinculados con el nivel formativo de la juventud de la Comunidad, según del octavo estudio ‘Jóvenes españoles 2010’, elaborado por la Fundación SM.

El informe, que tomó una muestra de 3.208 jóvenes de 15 a 24 años -164 castellanos y leoneses-, analiza variables como la integración sociopolítica, la relación con la familia, las creencias religiosas, la posición frente a la inmigración y los patrones de comportamiento ante el ocio, el consumo y los medios de comunicación. La investigación, elaborada por cinco jóvenes sociólogos, destaca que la juventud de la Comunidad sea la más proclive a los gobiernos autoritarios, aunque considera que el dato “no sorprende” y lo atribuye al nivel formativo.

Así, explica que la diferencia entre los jóvenes más y menos formados sobre los modelos autoritario y democrático alcanza los 30 puntos porcentuales, una horquilla que se reduce a nueve, cuando se introduce el matiz “a veces es preferible” un sistema dictatorial. Este posicionamiento contrasta con la media nacional (8,3 por ciento), una distancia que se incrementa si se tiene en cuenta la postura de los jóvenes asturianos y cántabros (2,7 por ciento) o catalanes (cinco por ciento).

Asimismo, tan sólo un 4,8 por ciento de los jóvenes castellanos y leoneses entiende que “da igual” que ostente el poder un gobierno autoritario o uno democrático y siete de cada diez asegura que la política no tiene nada que ver con él porque considera que no afecta a su vida privada. Sin embargo, un elevado porcentaje (62,4 por ciento), es partidario de que el Estado se reserve unas áreas de intervención y control en la actividad económica de las empresas.

 

Visión negativa de la política

Por tanto, la juventud de la Comunidad presenta una visión negativa de la política puesto que entienden que los dirigentes buscan antes sus propios intereses o los de su propio partido que el bien de los ciudadanos. De esta forma, sólo tres de cada diez considera que los políticos tienen en cuenta las ideas e inquietudes de los jóvenes, si bien casi la mitad cree que si participa en la vida política puede contribuir a mejorar la sociedad.

En ese sentido, ante el futuro, la mitad de los jóvenes de la Comunidad se muestra pesimista en el informe de la Fundación SM por la crisis económica que arrastra el país. El 50 por ciento entiende que no le espera un futuro prometedor. Así, las dificultades que atraviesa España preocupan a la juventud de la autonomía, ya que el 62 por ciento considera que la crisis tendrá un impacto “muy negativo” en su futuro profesional y personal.

 

Donación de sangre

En cuanto a las acciones realizadas en el último año, los jóvenes de Castilla y León destacan por ser los que más participan en las campañas de donación de sangre, un porcentaje que supera en ocho puntos la media nacional y que duplica al que presentan Asturias, Cantabria o Andalucía. Su nivel de compromiso con su comunidad más cercana es inferior al de otros jóvenes españoles, aunque el 44 por ciento presta ayuda continuada a algún vecino, persona mayor o inmigrante.

También es inferior el número de aquellos castellanos y leoneses que deciden dar dinero a personas necesitadas. Aunque no existen diferencias significativas entre comunidades autónomas, son los andaluces los que hacen más donaciones, al igual que cuando se trata de aportaciones a organizaciones o ONG’s, si bien el porcentaje desciende al 12,4 por ciento en Castilla y León y al 15,7 por ciento en Andalucía. Finalmente, solamente, dos de cada diez, asistió en el último ejercicio a conciertos o eventos de tipo benéfico.