La marcha que realizan los ‘indignados’ en dirección a Madrid obligó hoy a la DGT a desviar el tráfico en la autopista AP-6 a su paso por los túneles de Guadarrama, ya que la protesta invadió la carretera en la zona de San Rafael.

Aunque no estaba previsto que los miembros del movimiento 15M tomaran esta ruta, sino que subieran el Puerto del Alto de los Leones, por la N-VI, el grupo compuesto por más de cien personas y varios vehículos de apoyo entró por el peaje a la autopista y sorprendió a las autoridades.

De este modo, la empresa Iberpistas, en coordinación con la DGT, optó por habilitar los carriles adicionales y el túnel reversible para que los vehículos pudieran circular. En todo caso se registraron al principio algunas retenciones. Desde la Subdelegación del Gobierno señalaron que la medida fue precisa para evitar accidentes.

La marcha de los ‘indignados’ fue aprovechada por algunos de ellos para denunciar lo que consideran un comportamiento «fraudulento» de Iberpistas, la empresa concesionaria de la autopista AP-6, y por el despido de numerosos trabajadores “cuando la empresa concesionaria incluso ha aumentado beneficios”.