La marca de garantía ‘Cochinillo de Segovia’ ha elevado el valor económico del producto estrella de la gastronomía segoviana un 240 por ciento de modo que el año pasado las ventas alcanzaron los cuatro millones de euros.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha aportado las cifras de animales sacrificados en el último ejercicio y ha recordado que fueron 86.753 animales, lo que supone un incremento del 61,8 por ciento.

Así lo ha dicho durante la clausura de la segunda edición de los ‘Encuentros con el Dorado’ celebrados en Segovia y que tratan de poner de relieve la actividad de la Marca de Garantía ‘Cochinillo de Segovia’, que se puso en marcha en el año 2003, año en el que se sacrificaron 53.600 cochinillos bajo la enseña de calidad.

Silvia Clemente ha destacado la importancia de esta Marca de Garantía, “que en su corta andadura ha posicionado el cochinillo segoviano a nivel nacional con un original planteamiento que garantiza todo el proceso, desde el nacimiento del animal hasta que se sirve en la mesa, y ha permitido aumentar considerablemente el valor económico percibido por el producto”.

Además ha recordado que Castilla y León ocupa la segunda posición del censo de madres reproductoras de porcino, con 390.093 animales, y ha destacado la producción de lechones. En este sentido ha dicho que el porcino representa el 30,4 por ciento de la producción final ganadera de Castilla y León, con 660 millones de euros en 2008. Y de Segovia en concreto ha resaltado lidera a nivel regional la producción de porcino con el 35 por ciento del censo de reproductoras y el 32 por ciento del cebo de Castilla y León. En esta provincia se producen al año 1.675.167 animales, lo que supone el 34 por ciento de la producción regional de ganado porcino.

 

Ejemplo a seguir

Sobre la Marca de Garantía ‘Cochinillo de Segovia’ ha dicho que es el único producto amparado bajo una figura de calidad que incluye la producción ganadera como su elaboración en la cocina. Y ha señalado la excelente evolución que ha experimentado pues comenzó con 40 operadores y actualmente ya son 130, lo que supone un incremento superior al 200 por ciento. “Estos operadores se encargan, mediante el sello de calidad, de garantizar el origen y calidad de la materia prima que comercializan, de su trazabilidad, así como de su elaboración”, dijo.

La implicación de ganaderos, empresas y restaurantes en la Marca de Garantía, elemento diferenciador de esta figura de calidad respecto a otras, ha conseguido dar “estabilidad a la producción de cochinillo segoviano, mejorando su calidad, lo que ha redundado en una mayor presencia del producto en el mercado”.

No ha olvidado que el cochinillo de Segovia se ha convertido en uno de los platos más populares y representativos de la gastronomía española, y que se encuentra también ligado a la marca Tierra de Sabor. En este sentido ha recordado que esta marca generalista nació para distinguir los productos agroalimentarios de calidad de la Comunidad y posicionar los productos de Castilla y León a nivel nacional y aumentar la cuota de mercado de sus industrias garantizando al consumidor final la procedencia y la calidad superior de los productos que portan el logotipo del corazón amarillo.

Según dijo, esta iniciativa ha tenido una “excelente acogida” tanto en el sector agroalimentario -hasta la fecha 630 industrias han solicitado adherirse a la marca para 3.821 de sus productos-, como entre la distribución o el consumidor final. De hecho, según la consultora Nielsen, el distintivo creado por la Consejería de Agricultura y Ganadería ya es conocido por el 60 por ciento de los consumidores a nivel nacional, conocimiento que se incrementa en la propia Región hasta el 98 por ciento.