La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, confía en que la nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, que en estos momentos se encuentra en tramitación parlamentaria, se apruebe entre los meses de marzo y abril de 2011. Así lo explicó hoy en Segovia, donde presidió la trigésimo quinta reunión del Consejo General de la Ciencia y la Tecnología, donde participan los consejeros de las comunidades autónomas responsables de estas áreas, concebido por ella misma como “el mejor órgano de coordinación y debate de políticas de ciencia e innovación”. Como representante de Castilla y León, asistió el consejero de Educación, Juan José Mateos.

Garmendia dijo que el objetivo es diseñar la estrategia española de ciencia y tecnología y la estrategia estatal de innovación, con el reto final de salir de la actual crisis económica “con más conocimiento e innovación”. “La idea es -añadió- avanzar de una forma decidida hacia un modelo donde las políticas del Estado y las políticas de las comunidades autónomas estén más integradas y coordinadas, de manera que podamos planificar los objetivos de corto y medio plazo de manera conjunta. Hoy pretendemos aprobar la metodología para esas estrategias y el calendario definitivo”.

Por otro lado, en cuanto al actual momento de crisis económica que está afectando a todos los sectores, la titular de Ciencia e Innovación calificó como “muy buena noticia” que su Ministerio haya quedado excluido del plan de austeridad del Gobierno. “Es muy importante, no solo para el sistema de ciencia y tecnología, sino para la economía de nuestro país, porque el Ministerio, que aglutina las principales materias de I+D+i va a poder mantener los proyectos en marcha y va a poder convocar otros del plan nacional I+D y de la estrategia estatal de innovación, en el mismo nivel que hemos mantenido en 2010”, ha apuntado.

Cristina Garmendia aprovechó su intervención ante los medios de comunicación para recordar que los últimos datos del INE del año 2009 han demostrado el esfuerzo público en el ámbito de la I+D+I , que ha seguido creciendo de una forma relevante, “con un incremento en los presupuestos del 9,5 por ciento para todo el país, y con una generación de empleo en este ámbito que ha crecido en un 2,5 por ciento, en un año en el que el desempleo ha aumentado un 25 por ciento”.

 

Interés ciudadano por la ciencia

Por otro lado, la ministra de Ciencia destacó también que los ciudadanos españoles han incrementado en los dos últimos años casi en un 40 por ciento su interés por las actuaciones y actividades en materia de investigación, desarrollo e innovación. “Es un cambio muy significativo, y hay otro dato interesante, que cada vez más ciudadanos vinculan las actuaciones de I+D a la economía y la ciencia”.

En su opinión, esta situación supone un mensaje para los responsables políticos, “ya que los ciudadanos nos demandan que éste es el camino, y por lo tanto los presupuestos tienen también que adecuarse a esta demanda, y desde el Gobierno hemos intentado preservarlos al máximo, y sólo se ajustarán los gastos que tengan que ver con gasto corriente, manteniendo las partidas de inversión en I+D+i”.