La Junta de Castilla y León ofertará 98.071 plazas formativas para los profesionales de la Gerencia Regional de Salud y de la Consejería de Sanidad durante este año, dentro del Plan Anual de Formación Continuada, que contempla 3.820 acciones formativas, repartidas en 34.768 horas, con una media de 32,53 horas por profesional.

El consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, ha presentado este plan, de “gran importancia para la eficacia de la actividad sanitaria”, que incluye 1.376 cursos, 1.105 talleres, 207 seminarios y 80 jornadas, entre otras actividades, y que impulsará el uso de la nuevas tecnologías de la información y la comunicación, tanto a través de cursos virtuales como en la simplificación del contacto diario entre profesionales de diversas especialidades.

El Plan de Formación, que cuenta con un presupuesto de 5,35 millones de euros -de los cuales 300.000 provienen de financiación externa privada-, potenciará, según destacó Guisasola, las interconsultas y las sesiones clínicas, que son claves para la resolución de “casos problemáticos” y “básicas” para la “actividad asistencial”. Así, de las 630 registradas el año pasado, la Consejería de Sanidad prevé pasar en 2011 a 928.

Las acciones de formación se dirigirán a “todo” el personal de la Consejería y la Gerencia, unos 37.000 profesionales en total, entre licenciados y diplomados sanitarios, residentes, mandos intermedios, personal de gestión administrativa y económica, técnicos sanitarios, personal directivo, de ingeniería y mantenimiento, de servicios y oficios y otros.

En la elaboración de la planificación para el presente ejercicio, además de la evaluación del Plan de Formación del año pasado, se han tenido “muy en cuenta” las 13.810 demandas de los profesionales del Sistema de Salud de Castilla y León. De esta manera, el programa potenciará los aspectos clínicos asistenciales y la informática, muy demandados tanto por profesionales individuales como por colectivos, así como la formación en urgencias y emergencias, en técnicas asistenciales y en aspectos como los idiomas, la comunicación con los pacientes y sus familias y la calidad.

De todas ellas, Guisasola se detuvo especialmente en la informática, a la que concedió un papel importante, ya que con la progresiva digitalización de historias y resultados clínicos, “el que no tenga conocimientos de usuario lo va a tener difícil para el ejercicio profesional”.

El consejero también ha constatado que cada vez más “médicos jóvenes” tienen un “dominio del inglés” y alabó el creciente “interés” de los profesionales de la sanidad por las certificaciones de calidad, que buscan “conseguir la excelencia”.

Además de las demandas de usuarios y colectivos, el Plan de Formación de 2011 también recoge las institucionales, que se centran en necesidades de asistencia sanitaria, protección de la salud y seguridad alimentaria, salud pública e investigación y desarrollo, y planificación, calidad y formación.

Entre los objetivos del programa figura el impulso y el contacto entre los profesionales a través del aprendizaje virtual , en el portal de Salud de Castilla y León , la consolidación del modelo de gestión basado en la formación continuada o la relación entre el contenido de las acciones formativas y las competencias profesionales.

 

Las valoraciones

Además de presentar el plan de este año, con el que se cierra el Plan Estratégico de Formación Continuada 2008-11, Álvarez Guisasola hizo balance del ejecutado el año pasado, que obtuvo por parte de los profesionales sanitarios una valoración de 8,15 puntos sobre diez, un dato global obtenido al evaluar el programa formativo (que alcanzó una nota de 7,97), la organización de actividades (7,42) y la calidad de los ponentes (8,41). A lo largo de 2010 se pusieron en marcha 3.521 acciones formativas, que abarcaron 34.802 horas y contaron con la participación de 94.993 profesionales.

El consejero de Sanidad destacó que al final del pasado ejercicio 33.996 sanitarios de la región ya estaban registrados en la aplicación ‘Gestión@FC’, creada específicamente como herramienta informática del Sistema de Salud de Castilla y León para la gestión de las necesidades formativas y la participación, a través de sus solicitudes, de los trabajadores sanitarios públicos.

Dicha cifra equivale al 91,9 por ciento de los profesionales del sector, lo que demuestra “su interés” y supone un “incremento destacable” respecto a los valores de principios de 2010, cuando el número de usuarios registrados era de 27.063, un 73,1 por ciento del total.