Durante la reunión celebrada para constituir una Comisión Sectorial del cultivo de la remolacha dentro del Consejo Regional Agraria sobre este sector, la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ha denunciando la “falta de responsabilidad política” de Silvia Clemente, Consejera de Agricultura y Ganadería, al “abandonar a su suerte a los cultivadores de esta región al retirar la ayuda de tres euros por tonelada que se incluía dentro de la PAC de 2011 y 2012 (casi 20 millones de euros en su conjunto), incumpliendo de una manera flagrante el Plan Integral Agrario que fue una de sus apuestas personales de su mandato”, han manifestado fuentes de esta organización.

Con la supresión de esta ayuda se da, en opinión de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) y de la Unión de Campesinos de Segovia, un “golpe mortal a uno de los sectores más dinámicos y activos de la agricultura de esta región”. Fuentes de esta asociación de campesinos han asegurado que con esta medida “se acaba con décadas de trabajo de los profesionales que se dedican a esta actividad que les ha llevado a ser los que mayores rentabilidades obtienen por hectárea en toda la Unión Europea”.

UCCL ha informado de que ya denunció en los juzgados la actitud mostrada por British Sugar con citado al citado acuerdo, opinando que “lo que ahora sucede pone en evidencia la falta de credibilidad de la máxima responsable del sector agrario de esta región, que es capaz de anunciar a ‘bombo y platillo’ un acuerdo el 10 de marzo de 2008, y después permitir que la gran multinacional británica se lo salte a la torera y ser ella misma la que ahora no sea capaz de mantener lo comprometido hace cinco años”.

Silvia Clemente, “quien debería velar en primera persona por su futuro y el de sus explotaciones -según UCCL- es la primera que los deja en la estacando incumpliendo acuerdo que ella misma firmó y en el que se suponía estaba como garante de su buen funcionamiento”.

Los remolacheros han manifestado que desde 2006 han pasado de cobrar 48 euros por tonelada a los 35 que cobran en la actualidad, con ayudas incluidas (10 euros, quitando ya los 3 euros de la Junta de Castilla y León) pero “encima, ven como tardan 15 meses en percibirlo en su totalidad y ahora se les deja en la estacada con la remolacha de la PAC de 2011 ya entregada y la de 2012 ya sembrada y sin posibilidad de buscar otras alternativas de cultivo”, concluyen fuentes de la Unión de Campesinos de Segovia-UCCL.