El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, aseguró hoy que “Castilla y León no es Madrid” para zanjar el debate abierto en otras comunidades respecto la privatización de la sanidad e incidir en que la Junta mantiene el compromiso “firme y explícito” de mantener el modelo de sanidad público.

Tras explicar que las reformas llevadas a cabo desde el Gobierno regional atienden a la necesidad de mejorar la gestión en determinadas “ineficiencias” como las llevadas a cabo en la atención a pacientes crónicos, el titular de Sanidad pidió a los profesionales una mayor participación para detectar dichas carencias, corregirlas y eliminarlas. “Con más participación de los profesionales haremos un sistema más sostenible y superaremos esos debates”, señaló haciendo referencia a la privatización.

Durante una visita al Complejo Asistencial de Segovia para reunirse con directores médicos y supervisoras de Enfermería, tanto de Atención Primaria como Especializada, Sáez Aguado quiso lanzar un mensaje de tranquilidad tanto a profesionales como ciudadanos al entender que “en momentos de cambios surgen muchas hipótesis”. En este sentido, recordó que la integración entre la atención primaria y la hospitalaria continuará atendiendo a los mismos pacientes y animó a “ser capaces de atenderles con los mismos criterios”.

 

Mapa sanitario de hace 30 años

Tras advertir que el “mapa sanitario era de hace 30 años”, Sáez Aguado abogó además por continuar con la permanente revisión en la sanidad pública y en esta dirección, señaló, van encaminadas las decisiones relacionadas con las guardias en centros de salud y en los consultorios locales. El consejero de Sanidad calificó a la revisión del servicio de “razonable”, y no descartó tomar nuevas medidas tras completar el análisis de las mismas.

No obstante, aseguró que la eliminación de las guardias en algunos centros de salud no supuso en estos tres meses un incremento destacado sino en parámetros normales, y señaló que se está ofreciendo una “respuesta razonable”. Además recordó que en los centros de salud se dotaron de unidades de soporte vital básico para mejorar la accesibilidad tanto por desplazar a los profesionales y los pacientes .

Sáez Aguado insistió en no “hablar solo de urgencias” y destacó la calidad de la Atención Primaria en las consultas del “día a día”. En este sentido, subrayó que la asistencia llega a todos los municipios y núcleos urbanos, lo que a su parecer es una “garantía de que está funcionando bien”.

 

Quejas

Antes de celebrar la asamblea con los profesionales del Complejo Asistencial de Segovia, el consejero de Sanidad mantuvo una reunión con diferentes alcaldes de la provincia afectados por el cierre de urgencias, así como de otros municipios de sus áreas de influencia. A su llegada al Hospital de la capital segoviana, Sáez Aguado recibió del secretario provincial de FSP-UGT, Miguel Ángel Mateo, una misiva reivindicativa en la que solicitaron un mayo esfuerzo económico en todo lo relacionado con cuestiones relacionadas con la salud, la mejor gestión en las compras tanto de productos para los hospitales, como de farmacia, y el mantenimiento de una “sanidad pública universal y gratuita”.

Entre las críticas al sistema del Gobierno regional, el sindicato lamentó el aumento de la jornada pasando de 35 horas a 37,30 horas o el copago sanitario. También hubo referencia a la eliminación de la paga extraordinaria de diciembre de 2012 o la desaparición de pagos por incentivos.

En lo que respecta a la provincia de Segovia, FSP-UGT señaló el cierre de los Puntos de Atención Continuada, (PAC), la integración de la PAC de Segovia Rural al SUAP de la capital, los cierres de camas en el Complejo Asistencial o la no contratación de personal. En este sentido, señalaron las “consecuencias trágicas” ocasionadas como una demora de dos días para ser atendido por el médico de cabecera, aumentos en las listas de espera quirúrgica o el aumento de profesionales sanitarios desempleados.