El Consejo de Gobierno autorizó este jueves la fusión entre Caja España de Inversiones, Caja de Ahorros y Monte de Piedad y la Caja de Ahorros de Salamanca y Soria (Caja Duero), mediante la creación de una nueva Caja de Ahorros que se denominará Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, Caja de Ahorros y Monte de Piedad. La nueva entidad tendrá sede social en León y sede ejecutiva en Salamanca.

Por medio de este acuerdo, el Ejecutivo regional aprueba también los Estatutos y el reglamento de procedimiento para la elección y designación de los miembros de los órganos de Gobierno (Reglamento de Procedimiento Electoral) de la nueva entidad surgida de la fusión, en los mismos términos en que fueron aprobados por las asambleas generales ordinarias y extraordinarias de las entidades fusionadas, celebradas el 5 de junio de 2010.

La Junta de Castilla y León asegura que la caja resultante de la fusión entre Duero y España, la primera entidad financiera de la Comunidad Autónoma, está más comprometida con los intereses regionales y dará una respuesta adecuada a las necesidades de crédito de las familias, empresas y nuevos emprendedores y a los ahorradores.

“Se da un importante paso que hace dos años no podíamos soñar”, valoró el consejero portavoz, en referencia a que las dos cajas más potentes de la Comunidad hayan acordado la fusión, para la creación de la primera entidad financiera de la Comunidad y la sexta de España.

El Ejecutivo regional acordó también los Estatutos y el reglamento de procedimiento para la elección y designación de los miembros de los órganos de Gobierno (Reglamento de Procedimiento Electoral) de la nueva entidad surgida de la fusión, en los mismos términos en que fueron aprobados por las Asambleas Generales Ordinarias y Extraordinarias de las entidades fusionadas, celebradas el 5 de junio de 2010.

La nueva Caja de Ahorros, con domicilio social en León y sede ejecutiva en Salamanca, mantiene las finalidades fundacionales de las cajas fusionadas, al tiempo que refuerza su consistencia, eficiencia y solidez financiera, convirtiéndose con unos 46.000 millones de euros en la sexta caja de ahorros española en función del tamaño de su activo, pudiendo quedar como séptima u octava caja española si finalmente culminan otros proyectos de fusión que han sido planteados con posterioridad.

También, se convierte en la entidad financiera líder en la región, otorgando más de 15.000 millones de euros de crédito a los residentes en Castilla y León, lo que supone más del 20 por ciento del total concedido por el conjunto de las entidades de depósito (todos los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito) en la Comunidad, y recibiendo cerca de 17.000 millones de euros en depósitos de esos mismos residentes, lo que supone más del 26 por ciento del total depositado en el conjunto de las entidades de depósito en Castilla y León.

 

 

El punto de vista del presidente Herrera.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, expresó su confianza en que, tras la autorización administrativa al proceso de fusión entre Caja Duero y Caja España, se impulse un sistema financiero “moderno, activo y que supere las insuficiencias del modelo actual”.

Herrera mostró su optimismo al asegurar que el paso que se ha dado servirá “para dar créditos” y lograr que el sector empresarial disponga de capital circulante “y pueda generar inversiones”.

El presidente aclaró que la Junta examinó en el Consejo de Gobierno el expediente planteado por la consejería de Economía y Empleo, al que se dio el visto bueno para seguir adelante con un proceso que, dijo, espera que se culmine “para constituir una de las bases sólidas de ese elemento imprescindible para la economía”.

Para Herrera, autorizar la fusión debe servir para “despejar las incertidumbres” y “construir esa base fundamental dentro del sistema regional las entidades de ahorro”.

Respecto a la presidencia de la nueva Caja, Herrera remitió a las asambleas de ambas entidades dado que, según apuntó, “ese es un debate que deben resolver ellas”. En esa línea, consideró que Caja Duero y Caja España “lo van a hacer de la forma más sabia y rápida”.

 

Santos Llamas afirma que seguirá hasta que le “digan lo contrario”.

El presidente de Caja España, Santos Llamas, afirmó hoy en León que ostenta su cargo en la entidad “por acuerdo unánime de los miembros del Consejo” de Administración,. “Hasta que no me digan lo contrario seguiré en la caja”, agregó. Además, aseguró que se alegra “enormemente” de que la Junta haya autorizado la fusión con Caja Duero, ya que es positivo para los clientes, que van a ser los primeros favorecidos en contar con una caja de ahorros “más fuerte, solvente y eficiente”.

Así, Santos Llamas aseguró que han trabajado “muy duro” para hacer realidad este proyecto, cuyos beneficios económicos y sociales se van a dejar ver “muy pronto”. Por ello, estimó que hoy es “un día importante para Caja España”.

En cuanto a si va a poder ser el presidente de la nueva entidad fusionada, tal y como fue elegido por el Consejo de Administración de la caja leonesa, Santos Lamas dijo: “No tengo ni idea”. Pese a esto, afirmó estar “muy orgulloso de este mandato y estar al frente de Caja España”. Una entidad a la que llegó –señaló- con el “respaldo y el consenso unánime de todos los sectores de gobierno de la caja”. “Me he esforzado en mantener durante todos estos años un clima de consenso, que he conseguido hasta hace unos meses”, agregó.

En cuanto al proceso que sigue ahora, una vez apoyada la fusión por parte de la Junta de Castilla y León, Llamas señaló que la semana que viene se fijará el día para formar el nuevo Consejo de Administración. La primera reunión de éste se celebrará en León y en él se aprobará el organigrama, según explicó. Además, se abrirá un plazo de entre 15 y 30 días para constituir la Asamblea General, cuya primera sesión también se celebrará en la capital leonesa.