La Guardia Civil evitó esta mañana la fuga de un detenido a la salida de los juzgados de Medina del Campo que se había intentado escapar después de que se dictara su ingreso en prisión. Los agentes que le custodiaban tuvieron que realizar varios disparos al aire, intimidatorios, con el consecuente revuelo en el municipio, a pesar de que la intervención del Instituto Armado se resolvió sin heridos. 

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia precisaron a Ical que P.V.G., de 36 años, vecino de Medina del Campo y con nacionalidad rumana, fue detenido ayer por robos perpetrados en esta provincia, pero al ser identificado las autoridades confirmaron que el individuo ya estaba reclamado por la Justicia: sobre él pesaban ya dos órdenes de detención y una de prisión previas a esta última, de ahí que la Guardia Civil le trasladase hoy hasta los juzgados medinenses, donde se dictó una nueva orden de prisión.

Fue justo tras su comparecencia ante el juez cuando P.V.G. consiguió zafarse de la custodia de los agentes y salir corriendo. Su fuga ha durado poco, pero suficiente como para causar cierto revuelo, sobre todo, por los disparos intimidatorios.