Los agentes de la Guardia Civil estrenarán nueva uniformidad a partir del 25 de enero en 30 provincias, entre ellas, Segovia. Es “más moderna y funcional”, actualiza la imagen de la Benemérita, conservando sus colores corporativos, ya que incorpora dos tonos diferentes de color verde, buscando mejorar el efecto estético, según informaron fuentes del Instituto Armado. La subdelegada del Gobierno en Segovia, María Teresa Rodrigo Rojo acompañada del teniente coronel Juan Miguel Jiménez, han presentado los nuevos uniformes de la Guardia Civil, en la Comandancia.

Se trata de una uniformidad polivalente que unificará la imagen de los guardias civiles, ya que la mayor parte de los agentes dispondrán solo de este nuevo uniforme, de marcado carácter policial, con la excepción de los miembros de determinadas especialidades (Tedax, Seprona o Agrupación de Tráfico), que vestirán uniformes especialmente adaptados a sus necesidades.

El coste total de la dotación a nivel nacional asciende a 21,5 millones de euros, repartidos entre las anualidades de 2010 a 2012. El Ministerio del Interior tiene previsto que esta adquisición a la larga suponga un ahorro, ya que las prendas del nuevo uniforme tendrán una mayor duración. En 2007 se inició el proceso de adjudicación con la presentación de diversas soluciones técnicas y prototipos por parte de empresas del sector textil, entre las que se seleccionaron dos de los prototipos que mejor cumplían con las especificaciones demandadas por la Guardia Civil.

Los modelos seleccionados fueron probados y evaluados durante un periodo de cuatro meses por personal de tres puestos elegidos en virtud de sus diferentes condiciones ambientales y con la finalidad de conocer el impacto de la nueva uniformidad en la población. Durante el segundo trimestre de 2009 se tramitó el oportuno expediente de adquisición, adjudicado a varias empresas, que entre 2010 y 2012 suministrarán un total de 58.000 uniformes. La empresa principal de la Unión Temporal de Empresas adjudicatarias, tiene su sede en Redondela (Pontevedra).

La distribución del nuevo uniforme alcanza en esta fase al personal de 30 provincias (Albacete, Almería, Ávila, Burgos, Cádiz, Córdoba, Castellón, Cuenca, Las Palmas de Gran Canaria, Girona, Guadalajara, Huelva, Jaén, Lérida, Lugo, Málaga, Orense, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Guipúzcoa, Tarragona, Teruel, Santa Cruz de Tenerife, Valladolid, Vitoria, Zamora, Ceuta y Melilla), con lo que se completa la implantación del nuevo vestuario de la Guardia Civil en todo el territorio nacional.

A lo largo de 2012 se completará la dotación al resto del personal, de modo que el actual uniforme de servicio deje de usarse durante el presente año.

 

Nueva uniformidad

El uniforme dispone de un pantalón técnico y otro con forro térmico que se puede retirar. Como prenda para la parte superior se emplea un polo de manga larga, o corta en verano, y una cazadora técnica, con un forro que se puede retirar. Estas prendas portan el emblema del cuerpo y la inscripción ‘Guardia Civil’ por delante y por detrás, de forma más visible que en la anterior uniformidad. 

Para el diseño del nuevo uniforme se ha tenido en cuenta una concepción modular: es decir, combinando un número reducido de prendas se pueden cubrir la mayoría de las condiciones meteorológicas y ambientales. Se caracteriza también por el empleo de textiles técnicos actuales, con membranas transpirables y cortavientos, tejidos elásticos de altas prestaciones mecánicas e hidrorrepelentes, forros térmicos y tejidos hidrófilos.

De la antigua uniformidad, se seguirá usando solo el uniforme compuesto de guerrera, pantalón, camisa y corbata, y la prenda de cabeza, conocida como tricornio, que es la prenda más característica del uniforme de la Guardia Civil. Esta modalidad de uniforme se usará solo en determinados actos oficiales, servicios de representación o edificios públicos.