La Federación Empresarial Segoviana (FES) percibe ciertos síntomas que apuntan a una ligera recuperación de la economía provincial, si bien aún no han calado en microempresas, pymes y autónomos, que conforman la inmensa mayoría de la red empresarial de la provincia (también de la masa social de la Federación) y que continúan afrontando una situación muy complicada, sobre todo por la debilitada demanda y el parón en el consumo.

A juicio de FES, aún es muy pronto para dar por terminada la crisis fundamentalmente por las abultadas cifras de desempleo, que no disminuirán sensiblemente en el corto plazo, y por el debilitamiento de la red productiva provincial, que ha sufrido en los últimos cinco años una ingente pérdida de empresas. La salida de la crisis es una cuestión de años, sobre todo en provincias como Segovia, especialmente castigada. Esos síntomas de reactivación están basados en varios factores. Los niveles de competitividad han mejorado, como han mejorado los datos de costes laborales, y estos dos elementos son importantes para la recuperación. Se suma, en el ámbito nacional, el excelente comportamiento de las exportaciones, con un gran dinamismo y datos sin precedentes.

En la provincia, después de varios años pésimos, las cifras de afiliados al Régimen de Autónomos comienzan a recuperarse. Continuó la pérdida de empresarios autónomos en los dos primeros meses de 2013 y lo ha hecho en los dos últimos computados (septiembre y octubre). Sin embargo, el resto del año creció, por lo que el balance, hasta ahora, es positivo: 114 autónomos más.

A estos datos se une la salida de la recesión de la economía española en el tercer trimestre de 2013, lo que supone un primer paso hacia la recuperación, a pesar de ser muy moderada en su etapa inicial y de que no se extiende a todos los sectores productivos. En concreto, el PIB ha registrado un avance del 0,1% en términos trimestrales. La recuperación de la economía española se consolidará en 2015, con una tasa del 1,7%, cerrándose así la brecha de crecimiento negativo con la Eurozona.

La mejora de las perspectivas de la actividad ha mejorado la percepción de la economía española en el exterior, que se ha reflejado en un descenso de la prima de riesgo, lo que implica unas condiciones más favorables para la financiación del Estado y de las grandes empresas. Además, se observa una significativa entrada de la inversión extranjera, que contrasta con la fuerte salida de capitales sufrida durante 2012.

Según las previsiones que manejan las organizaciones empresariales, solo el próximo año el número de parados se reducirá por debajo de los 6 millones de personas en España. Podría comenzar a crearse empleo en la segunda mitad de 2014. 

El comportamiento del desempleo en Segovia por sectores ha sido también irregular. Es en el Sector Servicios donde la cuenta es muy negativa: 653 desempleados más en lo que va de año. En el resto (Agricultura, Construcción e Industria) ha decrecido el desempleo (de enero a octubre).

Ante este panorama, FES cree que el buen camino se ha iniciado, si bien se debe profundizar en las reformas y atender aspectos fundamentales como que fluya el crédito hacia la actividad empresarial ya que si no hay financiación, no hay inversión. Y si no hay inversión, la actividad empresarial no se dinamiza, ni se puede lograr el objetivo de crecimiento económico y creación de empleo.

La reducción de la presión fiscal. «Si se quiere recuperar la confianza y estimular la inversión para consolidar la incipiente recuperación económica, se debería establecer una política impositiva que incentive la realización de nuevos proyectos de inversión y que sea estable en el tiempo». Así como profundizar en la reforma del sector público empresarial o en la liberalización de sectores que aún perviven en condición de oligopolio.