La asamblea general ordinaria de la Federación Empresarial Segoviana (FES) celebrada hoy aprobó un manifiesto de apoyo a Caja Segovia y de respeto a las decisiones de sus órganos de gobierno.

En la parte final de la asamblea, que tuvo lugar en el salón de actos de la patronal, se suscitó el tema del futuro de Caja Segovia, que ayer jueves celebró también asamblea general y se dio a conocer la puesta en marcha del SIP con Caja Madrid. Los empresarios acordaron manifestar “el absoluto respeto a los órganos de gobierno de la entidad, entendiendo que en un proceso tan complejo como el actual, de reestructuración de todo el mapa de Cajas en España, lo fundamental es dejar reflexionar con tranquilidad a los consejeros y dejar trabajar a quienes están comisionados para tomar las decisiones más convenientes”.

En este sentido, de acuerdo con un comunicado de la Federación, su apuesta es por “una Caja fuerte, eficiente, apegada al territorio y con garantía de futuro”. «Eso es lo que necesitamos los empresarios de la provincia. Defendemos que se tome la mejor decisión para la propia Caja, para Segovia y para Castilla y León”, añadieron.

Asimismo, la Federación expresó la confianza en que esa decisión implique el mantenimiento del mayor número posible de empleos, teniendo en cuenta que Caja Segovia es la primera empresa de la provincia y que una reducción en su plantilla «implicaría automáticamente otro duro golpe al consumo y a la confianza».

A juicio de los participantes en la Asamblea de FES, “se deben marcar las guías para que se elija el sistema de integración que se elija, y se busquen los aliados que se busquen, Segovia mantenga órganos de decisión o tecnológicos que garanticen ese compromiso con la tierra del que Caja Segovia ha hecho gala a lo largo de su existencia”.

 

Precisamente la FES está representada en el Consejo de Administración de Caja Segovia a través del presidente de la primera, Pedro Palomo, que forma parte del grupo de impositores.