El dato de desempleo provincial conocido ayer, referente al mes de noviembre de 2013 (55 parados más, un 0,44%), es algo «decepcionante» si se tiene en cuenta que en el conjunto de España y de Castilla y León el desempleo bajó, siendo noviembre un mes tradicionalmente negativo. Sólo en Ávila y Zamora subió el paro en noviembre; en las demás provincias de Castilla y León se produjeron descensos.

Sin embargo, para la FES no es tan negativo como pudiera parecer, ya que «el incremento es sensiblemente inferior al registrado en el mismo mes del año pasado (fueron 257 desempleados más) y las previsiones apuntaban a un incremento del paro algo mayor». Con estas cifras, se observa que aún el año natural (de noviembre a noviembre) se salda en Segovia con un dato negativo de 145 parados más, alcanzando la cifra total de 12.536.

Desde la FES esplican que el desempleo provincial ha descendido en Industria (-16) y sobre todo en el sector Servicios (-175), registrándose un ligerísmo aumento en construcción y una importante subida en Agricultura (251 parados más). Un comportamiento similar al del conjunto de la Comunidad Autónoma. El fuerte incremento del desempleo en Agricultura explica que Segovia no haya seguido la tendencia de las medias regional y nacional.

FES, junto a CECALE, considera que importantes medidas como las recogidas en la reforma del mercado laboral o en la Ley de Emprendedores, así como las que promueven la consecución de la unidad de mercado, están sentado bases para salir de la crisis y para que la economía comience a crecer. No obstante, cree que aún queda profundizar en estas líneas de estímulo al crecimiento, y resolver importantes problemas que siguen lastrando y retrasando la recuperación de la actividad empresarial.

Para la Federación Empresarial, la escasez de crédito a las empresas y familias continúa siendo el principal estrangulamiento a la inversión y al consumo, cuestiones que debilitan la demanda interna y la capacidad de reactivación de la actividad económica y, por tanto, de creación de empleo. Además, considera que la reestructuración del sistema financiero tendrá que contemplar también acentuar su acción en la concesión de créditos al sector privado; de lo contrario será difícil apuntalar este incipiente inicio de recuperación económica.

 

Autónomos

El peor dato de los conocidos hoy es el de afiliación de autónomos, con una pérdida de 121 respecto a octubre en la provincia de Segovia, un mes francamente malo. Castilla y León es una de las cuatro Comunidades Autónomas que en afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos registra valores negativos (-57).