Se han cumplido ya tres años de la puesta en funcionamiento del Ave en Segovia. Dentro de poco acaba el año, y además, ante las siguientes elecciones municipales, es tiempo de reflexión y mirar hacia atrás. En esta ocasión, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, hace balance de la situación de la infraestructura ferroviaria segoviana de alta velocidad en sus tres años de funcionamiento.»Podía haber sido más positivo» han sido sus primeras palabras.

El edil ha manifestado su satisfacción de cara a la alta velocidad prestada por la estación de Segovia-Guiomar a Madrid, señalando la importancia que esta tiene respecto a los visitantes y turistas que acuden a Segovia cada día; y por otro lado la facilidad que supone a los segovianos que trabajan o estudian en Madrid.

En líneas generales la evaluación ha sido positiva, pero también ha señalado la parte negativa de la misma, como los escasos servicios al Madrid, o las deficientes comunicaciones con la ciudad hasta la estación. No hay que olvidar, por ejemplo, que al tren de las 7:22 am sólo llega la línea 11 de autobuses urbanos, quedando la línea 12 también dedicada a llevar a los viajeros a Guiomar, exenta de servicio a esta hora. «Si los servicios a Madrid fueran más regulares, los servicios de urbanos no tendrían problema».

La crisis que lleva formándose desde 2007 en nuestro país, es otro de los factores claves, según el alcalde de Segovia, para que la alta velocidad segoviana no haya podido desarrollarse aún más. «Es un momento difícil en el que se han parado muchas actividades económicas y productivas», ha concluido.