El proyecto de golf generará a partir de su apertura en la primavera de 2010 la creación de un importante número de puestos de trabajo directos, ya que se trata de una empresa prestadora de servicios de ocio y deporte que precisa de una elevada dotación laboral. Este campo y su casa club, situados en un enclave privilegiado, tan próximo a la Comunidad de Madrid, que cuenta ya con más de 94.000 federados, y con el repunte de licencias que se está dando en Castilla y León, es de esperar que sea uno de los revulsivos socio-económicos de cierta trascendencia de la provincia de Segovia para los próximos años.

La Faisanera aspira a convertirse en un referente nacional en cuanto a paisajismo, sostenibilidad y calidad de sus calles. Los objetivos del diseño de José María Olazábal se han basado en los principios de sostenibilidad más exigentes, siendo uno de los primeros campos de la zona centro de España que contempla su riego exclusivamente con aguas recicladas de procedencia urbana, y que contempla un ciclo integral en el que con mínimas pérdidas se consigue el máximo aprovechamiento de los recursos hídricos.

El golf forma parte del complejo que la empresa participada por la Diputación Provincial, la Cámara de Comercio e Industria, Caja Segovia y un importante grupo de empresas de la región, desarrolla en un espacio de más de 100 hectáreas, en la denominada “Finca Quitapesares”, y que integra también un importante programa Empresarial y Tecnológico con más de 180.000 metros cuadrados de edificabilidad, un Centro Comercial, áreas de Formación y de Congresos, un Hotel del grupo NH-Hesperia y un Vivero de Empresas, así como equipamientos deportivos diversos, parques y jardines de alta calidad medioambiental.

El objetivo del Campo es similar al del resto de grandes proyectos que engloba Segovia 21, es decir, generar importantes impactos sociales y económicos, positivos, en el entorno en que se desarrolla.