La estación de autobuses de Segovia tendrá «sí o sí» nuevas marquesinas. Así lo ha manifestado el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes tras conocer la sentencia dictada por Audiencia Provincial de Segovia cuyo fallo absuelve al Ayuntamiento de la demolición de la marquesina que está enfrente de las viviendas, y acuerda en la medida de que pueda afectar a la seguridad del edificio, la demolición de la segunda, siempre y cuando no genere riesgos para la edificación.

En palabras de Arahuetes, “una vez por todas”, la Audiencia Provincial de Segovia entiende que la campa es de la estación de autobuses y por tanto no es necesaria pedir autorización a la comunidad de propietarios para desarrollar ninguna obra. En este sentido ha remarcado, que intentará mediar con la comunidad de vecinos las posibles reformas, pero ha celebrado que «por fin se cierre el debate de si la instalación de las marquesinas precisaba el consentimiento de la comunidad de vecinos, dando la razon al Ayuntamiento».

La sentencia reconoce el derecho del Ayuntamiento a hacer las obras que sirvan al destino reconocido aunque puedan llevar a una alteración en la configuración del edificio incluyendo posibles las propias marquesinas; con la limitación de que las obras no pueden afectar a la seguridad y estabilidad del edificio.

Como se recordará una primera instancia del Juzgado de Primera Instancia nº5 de Segovia de septiembre de 2010, en la que acordaba demoler las dos marquesinas de estación de autobuses que el Consistorio había construido “condenando en costas al Ayuntamiento”.

Para finalizar Arahuetes ha señalado que cada vez contempla más cerca el cambio de denominación del apeadero de Segovia, como se concibe actualmente por Estación autobuses por parte de la Junta de Castilla y León. Como ha señalado la sentencia permitirá la creación de una tercera marquesina, uno de los otros requisitos para otorgar el reconocimiento de Estación de autobuses.