El sector inmobiliario y la construcción de viviendas se estancaron en los primeros nueve meses del año, aunque siguieron en caída libre respecto a 2008. Y es que, en el tercer trimestre de 2009 la edificación cayó un 22,5 por ciento en Castilla y León en relación al mismo periodo del pasado ejercicio, hasta los 1.193 visados de obra nueva. Un descenso, no obstante, que parece haber situado a la región en el fondo de la construcción de viviendas, ya que desde el primer trimestre del año ese número se ha mantenido en términos similares (1.213 visados en los primeros tres meses y 1.282 en el segundo trimestre), según los datos que maneja el Ministerio de Fomento consultados por Ical.

Esta caída del 22,5 por ciento es muy inferior a la experimentada en el conjunto del país, donde el número de visados concedidos se rebajó en un 39,1 por ciento respecto a 2008, hasta las 8.960, es decir, casi 6.000 viviendas menos.

En concreto, los permisos para viviendas nuevas de uso residencial se rebajaron en la Comunidad entre junio y septiembre un 29,4 por ciento, con 980, mientras que en España, se redujeron un 44,2 por ciento, hasta los 7.117. En este sentido y dentro de las residenciales, en la región sufrieron un duro varapalo los visados para adosados, con una caída del 54,5 por ciento en relación al mismo periodo de 2008, hasta los 212, frente al descenso del 11,2 por ciento de los chalés aislados, con un total de 212. En España, la caída de los primeros fue similar, concretamente del 60 por ciento (1.626 unidades), pero la de viviendas unifamiliares aisladas cayó un importante 30 por ciento (hasta las 4.511).

Sin embargo, los visados para viviendas no residenciales (servicios comerciales, almacenes, naves agrícolas, ganaderas e industriales y oficinas) crecieron en la región un 28,6 por ciento respecto al tercer trimestre de 2008, con 213, frente al descenso del 5,6 por ciento que experimentó el conjunto de las autonomías, hasta 1.843.

Las cifras que maneja Fomento precisan que en el tercer trimestre del año se concedieron en la Comunidad visados para la construcción de 437.887 metros cuadrados de vivienda nueva, que representan una reducción del 35,6 por ciento en relación al mismo periodo del año anterior, cuando en España bajaron un 47,7 por ciento, con 6,1 millones de metros cuadrados. Las licencias residenciales reflejaron la construcción de 325.527 metros cuadrados, con una merma del 39,1 por ciento (frente al -52,1 por ciento nacional), mientras que las no residenciales se refirieron a actuaciones sobre 112.960 metros cuadrados, que representan una reducción del 22,2 por ciento (un -34,9 por ciento en España).

Por lo que se refiere al presupuesto consignado para estas obras nuevas de vivienda, ascendió en la Comunidad en los meses de verano a 196,2 millones de euros, que suponen una rebaja del 48,6 por ciento respecto a 2008. Las obras residenciales costaban, siempre según los datos de Fomento, 144,5 millones, un 37,4 por ciento menos que el año anterior; y las no residenciales, 51,6, con un descenso del 14,9 por ciento.

Ampliación y reforma

En cuanto a los visados para ampliación de vivienda, se consignaron 92 en el periodo de estudio, lo que supone un ligero descenso del 4,1 por ciento respecto a 2008. Este dato contrasta con la superficie de ampliación prevista en las licencias, la cual ascendía a 38.286 metros cuadrados, con un crecimiento del 45,6 por ciento, mientras que el presupuesto de las obras se situó en los 22,6 millones, un 89,9 por ciento más que en el tercer trimestre de 2008.

Los datos del Ministerio de Fomento también indican que se concedieron 520 licencias para actuaciones de reforma o restauración de viviendas durante los meses del tercer trimestre, un 15 por ciento más que en 2008 por las mismas fechas. Sin embargo, a pesar del aumento en los visados para este tipo de obras, su presupuesto fijado fue un 25,7 por ciento menos que un año antes, hasta 45,2 millones de euros.

Fin de obra

Por último, las cifras del Ministerio de Fomento constatan también que entre junio y septiembre se contabilizaron en la Comunidad 1.588 certificados de fin de obra que reflejan un descenso del 19,7 por ciento en relación a los mismos meses de 2008. Una merma diez puntos inferior a la experimentada por el conjunto de las autonomías, que se fijó en el 29,6 por ciento, con un total de 18.477 certificaciones.

El número de viviendas finalizadas en la Comunidad durante los meses de análisis disminuyó un 16,8 por ciento, y se situó en las 6.049, frente a las 7.278 de un año antes. A pesar de ello, el presupuesto gastado en la edificación de estas viviendas se situó en Castilla y León en los 552,1 millones de euros, un ocho por ciento más que en 2008, cuando el desembolso en vivienda nueva finalizada alcanzó los 511,1 millones. Este aumento del presupuesto, a pesar de finalizar menos viviendas, se argumenta en el crecimiento del coste de los materiales del sector.