La deuda que las administraciones públicas tienen contraída actualmente con los autónomos de Castilla y León asciende a 861 millones de euros, según el informe realizado por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y presentado en Segovia por Soraya Mayo, presidenta de esta organización en Castilla y León.

Las administraciones públicas, que comprenden ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas, gobierno central y empresas públicas, han retrasado los pagos que están soportando los empresarios autónomos. 

Mayo recalcó que no necesariamente se trata de administraciones públicas con sede en Castilla y León, ya que los autónomos pueden estar trabajando con las de otras provincias y comunidades autónomas Asimismo advirtió de la repercusión que esta morosidad de las administraciones tiene en el empleo e incluso en el descenso de trabajadores autónomos que reflejan las estadísticas del Ministerio de Trabajo e Inmigración, y señaló que el “principal foco de destrucción de empleo, de autónomos y de empresas está en las administraciones públicas”

Mayo añadió que a esta situación hay que sumar que los autónomos castellanos y leoneses han adelantado a Hacienda este año 67 millones de euros en concepto de IVA, por facturas aún no cobradas. En este sentido recordó que ATA ve con buenos ojos las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de modificar la normativa para el pago de IVA y evitar así que los autónomos adelanten las cantidades.

De acuerdo con los datos de ATA, los autónomos de León y Valladolid son los que concentran el 37 por ciento del total de la deuda que mantienen las administraciones, con una deuda de unos 164 millones de euros en el caso de los leoneses y 154 en el de los vallisoletanos.

A éstos les siguen los autónomos de Burgos a los que les deben alrededor de 127 millones de euros, y Segovia, a los que les deben 111 millones. Con una morosidad que supera los cien millones se encuentran los autónomos de Zamora (75 millones), Salamanca acumula 68 millones, Ávila registra 65 millones y Palencia, 63 millones. Los su parte los autónomos de Soria son a los que menos deben las diferentes administraciones públicas, con una cifra que gira en torno a los 34 millones de euros.

Soraya Mayo hizo hincapié en que la morosidad pública supone que sólo el doce por ciento de los autónomos tarda menos de 90 días en cobrar las facturas emitidas al sector público; uno de cada dos (51,2 por ciento) tarda más de seis meses, y para uno de cada cuatro (23,4 por ciento) la espera supera el año.