Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron en Madrid a dos mujeres y un hombre, de nacionalidad colombiana de edades comprendidas entre 30 y 48 años, como presuntos autores de 29 robos en chalés de Madrid, Guadalajara, Segovia y Cuenca.

Además, en los tres registros practicados en sus domicilios los agentes recuperaron gran cantidad de joyas, varios relojes, 7.700 euros y 2.500 dólares en efectivo, así como diversos aparatos electrónicos. Parte de lo intervenido estaba oculto tras una rejilla de ventilación situada en un cuarto de baño. 

Los arrestados realizaban una vigilancia previa en la zona y esperaban a que los moradores abandonasen la vivienda y en caso de que hubiera perros se ganaban su confianza con comida y juguetes. Después escalaban hasta una ventana y, tras forzarla, accedían al interior por «un espacio muy breve de tiempo» y se apoderaban de joyas, dinero y artículos electrónicos. Uno de los arrestados se encargaba de “limpiar” los números de serie y datos identificativos de los efectos sustraídos para venderlos en el mercado ilícito, según informaron fuentes policiales a través de un comunicado.

Asimismo, en el paragolpes del vehículo que empleaban para cometer los robos se encontraron pegadas con velcro las herramientas que utilizaban para forzar las ventanas. En el vehículo se encontraron también varias latas de comida y juguetes para animales con los que entretenían a los perros.

Las detenciones culminan así una actuación que arrancó gracias a diversas informaciones recopiladas por la UDYCO de Marbella a finales del mes de octubre que centraron sus investigaciones en los detenidos. Al operativo de localización de los responsables de los robos se sumaron los especialistas de la UDEV Central y posteriormente la Brigada Provincial de Policía Judicial de Segovia, tras determinar la participación del grupo en varios asaltos en esta provincia.

Hasta el momento se atribuye a los detenidos la comisión de 29 robos, pero los investigadores no descartan su participación en al menos 80 asaltos. La investigación ha sido realizada por agentes del Grupo de Robos de la UDEV Central –Comisaría General de Policía Judicial-, de la UDYCO de Marbella y de la Comisaría de Segovia.