La crisis económica produjo el año pasado un descenso del consumo de vinos a nivel mundial que afectó a los principales países productores, entre ellos España. Las denominaciones de Origen de Castilla y León con mayor volumen de comercialización no se libraron de esta disminución de las ventas en mercados extranjeros. Así, en el caso de Ribera del Duero bajaron de algo más de ocho millones de botellas en 2008 hasta menos de 3,5 millones en 2009, menos de la mitad, mientras que en Rueda el descenso fue menor, de 7,97 millones a 6,5, un 18,5 por ciento.

Esta evolución contrastó con la comercialización en España, ya que en ambos casos se incrementó y compensó la reducción de las exportaciones, llegando incluso a registrar un incremento de las ventas totales. Así, Ribera del Duero pasó de una cifra de 58,17 millones de botellas en 2008 a 59,3 millones un año después (un dos por ciento más), mientras que en Rueda se elevó de 41,13 millones a 43,2 (un cinco por ciento más).

Por lo que respecta a los otras tres denominaciones de Origen más consolidadas en la Comunidad, Toro, El Bierzo y Cigales, también registraron el año pasado un volumen de ventas totales similar al de 2008, aunque en el caso de las exportaciones hubo grandes diferencias respecto a Ribera del Duero. Así, la DO Toro mantuvo en niveles similares sus ventas en el extranjero en el último lustro, entre el 22 y el 31 por ciento de su comercialización, mientras que los caldos de El Bierzo y Cigales han ido incrementando progresivamente su presencia en los mercados extranjeros.

En el primer caso, el año pasado se compraron en terceros países 1,02 millones de botellas, de caldos bercianos, un 16,58 por ciento más que en 2008 y, por lo que respecta a los vinos de Cigales, en 2009 se vendieron fuera de España 1,61 millones de botellas, lo que supuso un aumento del 140 por ciento respecto al año anterior.

Todos estos datos fueron facilitados a la agencia Ical por los consejos reguladores de las cinco DO, que explicaron que las cifras de exportaciones son aproximadas ya que las bodegas no tienen obligación de facilitar sus ventas en el extranjero a sus respectivos consejos y en algunos casos sólo lo hacen entre el 30 y el 40 por ciento de los productores.

En cuanto a los mercados preferentes, en todos los casos Alemania y Estados Unidos se sitúan entre los primeros y también hay una importante presencia de los vinos de calidad regionales en países como Reino Unido, Suiza, Holanda, Bélgica y Dinamarca.

 

Rueda y Ribera del Duero

Rueda fue la denominación de Origen de Castilla y León que registró un mayor volumen de exportaciones el año pasado, con cerca de 6,5 millones de botellas, algo más del 15 por ciento de sus ventas totales, aunque se produjo una contracción del mercado exterior con respecto a años precedentes. Así, en 2008 exportaron casi ocho millones de botellas, el 19,38 por ciento del total, mientras que un año antes la comercialización fuera de España se situó en 6,62 millones de botellas, el 18,1 por ciento.

En los últimos cinco años, fue en 2005 cuando las exportaciones de Rueda representaron un porcentaje mayor respecto al conjunto del mercado, con un 19,52 por ciento (6,17 millones de botellas), seguido por 2006, con un 19,37 por ciento (6,69 millones de botellas).

La práctica totalidad de los caldos de esta DO que se vendieron fuera de España en el último quinquenio fueron blancos y los mercados donde tuvieron más presencia fueron Alemania, Estados Unidos, Holanda, Suiza, Reino Unido y Bélgica. Excepto en 2006, cuando se vio superado por EEUU, el país germano fue el que más vinos de Rueda compró en los últimos cinco años, mientras que dos de cada tres botellas fueron a parar a la Unión Europea.

Por lo que respecta a 2009, se vendieron 1,33 millones de botellas en Alemania, 1,01 millones en Holanda, 963.000 en Estados Unidos, 721.000 en Suiza, 594.000 en Bélgica y 506.000 en el Reino Unido. Además, en el mercado americano (excluyendo EEUU) se comercializaron 340.566 botellas, mientras que en Japón ascendieron a 118.258.

En cuanto a la DO Ribera del Duero, las 3,46 millones de botellas vendidas fuera de España en 2009 representaron el 5,85 por ciento del total, una cifra muy inferior a la de los dos años precedentes. Tanto en 2007 como en 2008 se comercializaron en el extranjero más de ocho millones de botellas de vino, superando en ambos casos el 13 por ciento del total vendido. Las exportaciones de esta DO descendieron el año pasado a niveles similares a 2005 y 2006, con 3,05 y 3,04 millones de botellas, respectivamente, el 5,41 y el 5,37 de lo comercializado.

La mayor parte de los vinos ribereños que se distribuyeron fuera de España en 2009 se repartieron entre la Unión Europea y el continente americano, donde se vendieron 1,34 millones y 1,31 millones de botellas, respectivamente, más del 75 por ciento del total. Sin embargo, el país donde se adquirieron más caldos de la Ribera fue Suiza, con 482.199 botellas, el 13,9 por ciento de la comercialización exterior.

Tras Suiza, los lugares con más ventas el año pasado fueron Estados Unidos, con 466.517 botellas, y Alemania, con 465.560, seguidos de cerca por México, con 405.784. Estos cuatro países acapararon más de la mitad del mercado internacional. Las ventas de los caldos ribereños también fueron importantes en otros países, como Reino Unido, con 244.805 botellas; Bélgica, con 171.183; Dinamarca, con 116.628, y Canadá, con 110.732. Además, en Asia se vendieron 135.477 botellas, la mayoría en China y Japón.

 

Toro, El Bierzo y Cigales

La tercera denominación de Origen regional con más presencia internacional en 2009 fue Toro, que ha mantenido unas ventas estables en los últimos cinco años, de entre dos y tres millones de botellas. El año con mayor volumen fue 2007, con 2,9 millones y el que tuvo menos fue 2005, con 2,08. En cuanto al año pasado, ascendieron a algo más de 2,27 millones.

Estas ventas en el extranjero supusieron entre el 22 y el 31,5 por ciento del total comercializado, con mucha estabilidad en los dos últimos años, tanto en el mercado nacional como en el extranjero. Así, en 2008 las ventas fuera de España representaron el 22,11 por ciento de un total de 10,47 millones de botellas, mientras que el año pasado alcanzaron el 22,78 por ciento de los diez millones comercializados.

Los dos países donde se compraron en 2009 más vinos de Toro fueron Estados Unidos y Alemania, con 569.000 botellas y 514.000, respectivamente. En tercer lugar se situó Suiza (228.000 botellas), seguida de Dinamarca (168.000) y Países Bajos (150.468).

En estos mercados preferentes ha habido una gran evolución en el último lustro. Mientras que EEUU y Alemania siempre han estado entre los cinco primeros, el Reino Unido llegó a alcanzar la primera posición en 2006, con casi un 30 por ciento de lo comprado, un número que se redujo a la mitad al año siguiente y que ha alcanzado mínimos en 2009, al igual que los Países Bajos, con una disminución de ventas muy pronunciada desde 2007 hasta el año pasado. En el lado inverso se sitúa Dinamarca, que ha pasado de cifras mínimas de contar con una presencia casi testimonial de vino de Toro a ser el quinto mercado de esta DO fuera de España.

En cuando a la denominación de Origen El Bierzo, en los tres últimos años ha registrado un progresivo incremento de sus exportaciones, que han pasado de 508.000 botellas en 2007 a 878.000 en 2008 y 1,02 millones el año pasado. Asimismo, el peso de las ventas fuera de España respecto a su volumen de comercialización también ha aumentado al mismo ritmo, desde el 6,5 por ciento de hace tres años al 12 por ciento en 2008 y el 14,33 por ciento en 2009.

La mitad de los vinos de El Bierzo que se distribuyeron el año pasado en el extranjero llegaron a países de fuera de la Unión Europea. De hecho, más de la cuarta parte se compraron en Estados Unidos. También resulta llamativa la creciente presencia en el mercado asiático, con 44.858 botellas vendidas, 23.000 en China y más de 16.000 en Japón. Tras EEUU, el segundo país con más presencia de caldos bercianos fue Alemania, con casi 170.000 botellas.

Por último, en el caso de los vinos de la DO Cigales, el auge de las exportaciones en los últimos años ha sido espectacular, ya que en 2005 representaban el 22,1 por ciento del total de ventas y descendieron de forma progresiva hasta llegar al 17,52 por ciento en 2008, mientras que el año pasado superaron el 42 por ciento.

Un total de 1,61 millones de botellas fueron comercializadas en 2009 fuera de España, de las que más de un millón fueron de tintos de reserva, lo que permitió mantener la cifra total de ventas ligeramente por encima de 3,83 millones de botellas, muy parecida a la de 2008, compensando así el fuerte descenso en el mercado nacional.

Los dos países donde se compraron el año pasado más caldos de Cigales fueron Alemania, con 458.000 botellas (frente a las 19.000 de 2008), y Suiza, con 384.000 (206.000 un año antes). Entre ambos acapararon más de la mitad de las ventas en el extranjero. A continuación de ellos se situaron Bélgica, con 212.000 botellas, y Reino Unido, con 195.000. Como curiosidad, en Japón se comercializaron en 2009 más de 42.000 botellas cigaleñas.

 

Otras zonas vitivinícolas

Por otra parte, en las últimas cuatro zonas vitivinícolas de Castilla y León en ser declaradas denominación de Origen, Tierra del Vino de Zamora, Tierra del Vino de León, Arlanza y Arribes, las exportaciones el año pasado oscilaron entre el 15 por ciento y el 40 por ciento del total de sus ventas, con importantes diferencias entre ellas, según informaron fuentes de sus respectivos consejos reguladores.

Así, la DO que más ventas registró fuera de España respecto a su producción fue Tierra del Vino de Zamora, donde las exportaciones representaron un 35,78 por ciento del total comercializado el año pasado, unos datos que incluso fueron superiores en años precedentes (el 39,53 por ciento en 2008 y el 43,88 por ciento en 2007). Más de dos tercios de las botellas exportadas se compraron en Estados Unidos.

Fuentes del Consejo Regulador de la DO Tierra del Vino de León explicaron que las exportaciones de sus vinos en 2009 representaron en torno a un 15 por ciento del total de las ventas, sin variaciones significativas en los últimos años, y que la mayoría de las botellas se distribuyeron en Estados Unidos, pero también tuvieron presencia en Latinoamérica y en algunos países de la Unión Europea.

Por su parte, los vinos de la DO Arlanza han incrementado notablemente sus ventas fuera de España en los últimos cinco años. Mientras que en 2005 sólo se exportaron 7.407 botellas, el 1,7 por ciento del total comercializado, en 2009 esa cifra ascendió hasta 42.792 botellas, el 8,4 por ciento.

Mientras que hace cinco años los destinos preferentes eran Alemania y Estados Unidos, el año pasado el mercado exterior se había diversificado y, junto a estos dos países, también se registraron datos significativos de ventas en países europeos como Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica y Suiza, y en lugares más distantes, como China, Corea, Japón y México.

Por último, la DO Arribes exportó el año pasado alrededor del 20 por ciento de su producción, la mayor parte a otros países de la Unión Europea, aunque con una presencia incipiente en los mercados estadounidense y japonés. Además, registró un incremento de las exportaciones de entre el diez y 15 por ciento con respecto a los datos de tres años antes, que fuentes del Consejo Regulador achacaron a la obtención de la declaración de calidad.