La construcción de viviendas nuevas se paralizó el pasado año en Castilla y León, un comportamiento que también experimentó el sector en España. La caída libre de la actividad, derivada de la crisis, provocó que en 2009 sólo se edificara un tercio de las que se promovían en la época del ‘boom’ inmobiliario. El retroceso de la edificación registrado en los dos años últimos años en la Comunidad fue del 67,62 por ciento, una merma que se atenuó el pasado año, lo que no impidió que alcanzara el 38,86 por ciento.

Asimismo, según la estadística elaborada por el Ministerio de Fomento, el sector de la construcción de vivienda nueva se comportó mejor en la Comunidad que en España, ya que pese a la caída de la actividad registrada el pasado año, en Castilla y León fue inferior a la media nacional, donde sufrió una rebaja del 46,53 por ciento. De esta forma, la autonomía sumó el ejercicio último 4.782 visados de obra nueva, frente a los 7.822 de 2008, mientras en el conjunto del país se tramitaron 39.643.

La actividad de la construcción sufrió un mayor frenazo en el ámbito residencial, donde mermó un 43,22 por ciento, mientras en las edificaciones destinadas a otros fines (servicios comerciales, almacenes, naves agrícolas, ganaderas e industriales y oficinas) se registró un ligero aumento (1,84 por ciento). En España, el comportamiento experimentado por el sector fue similar, aunque la caída de la construcción en el ámbito residencial superó el 52 por ciento. Además, en el conjunto de las comunidades autónomas también se redujo el número de visados de obra nueva (2,33 por ciento).

En este sentido, entre las edificaciones residenciales, en la Comunidad disminuyeron los visados para adosados, con una caída del 65,9 por ciento en relación a 2008, hasta los 898, frente al descenso del 21,06 por ciento de los chalés aislados, con un total de 3.575. En España, la caída de los primeros fue similar, concretamente del 60 por ciento (1.626 unidades), pero la de viviendas unifamiliares aisladas cayó un importante 30 por ciento (hasta las 4.511).

De esta forma, el sector inmobiliario y la construcción de viviendas en la Comunidad sufrió un duro varapalo por la crisis ya que desde el tercer trimestre del año 2007, el número de autorizaciones ha ido disminuyendo con fuerza hasta marcar entre octubre y diciembre un mínimo histórico. Por tanto, entre finales de 2007 y 2009, sólo se registraron dos trimestre con crecimientos, fueron el cuarto de 2008 y el segundo de 2009, aunque este último ejercicio cerró con un nuevo retroceso.

En cuanto a la superficie construida, el pasado año se concedieron en la Comunidad visados para la construcción de 2,23 millones de metros cuadrados, lo que representa una reducción del 44 por ciento en relación al ejercicio de 2007. En ese mismo periodo, en España bajaron un 51 por ciento, con 29,1 millones de metros cuadrados. Además, se edificaron para viviendas 1,5 millones de metros cuadrados por lo que la rebaja fue superior, alcanzando en Castilla y León el 53 por ciento y en España el 56 por ciento.

Respecto al presupuesto consignado para obras nuevas, ascendió en la Comunidad a lo largo de 2009 a 973,1 millones de euros, es decir, como consecuencia de la caída de la actividad, su importe se rebajó un 45,19 por ciento respecto a 2008. Las obras residenciales costaban, en virtud de los datos del Ministerio Fomento, 659,5 millones, la mitad que el año anterior; y las no residenciales, 313,2, con un descenso del 9,27 por ciento.

 

 

Ampliación y reforma

Por otra parte, la crisis no se mostró con tanta virulencia en las obras de ampliación de edificios. Los visados solicitados para acometer actuaciones de este tipo en viviendas alcanzaron los 203 en 2009, lo que supone un ligero descenso del 12,8 por ciento respecto a 2008, mientras aumentaron en el resto de edificaciones. Este dato contrasta con la superficie de ampliación prevista en total en las licencias, la cual ascendió a 113.464 metros cuadrados, con un crecimiento del 30,8 por ciento, mientras que el presupuesto de las obras se situó en los 57,2 millones, un 63,8 por ciento más que el ejercicio pasado.

También se concedieron 1.859 licencias para actuaciones de reforma o restauración de viviendas durante el pasado ejercicio, un 1,52 por ciento más que en 2008. Sin embargo, a pesar del aumento en los visados para este tipo de obras, su presupuesto fijado fue un 17,85 por ciento menos que un año antes, hasta 192,8 millones de euros.

 

Fin de obra

Finalmente, constatan también que entre enero y diciembre de 2009 se contabilizaron en la Comunidad 6.119 certificados de fin de obra. Estos datos del Ministerio de Fomento muestran una caída del 20,5 por ciento, en relación a 2008. Una reducción inferior a la experimentada en España, que rozó el 35 por ciento, con un total de 85.421 certificaciones. Además, el número de viviendas finalizadas en la Comunidad disminuyó un 24,99 por ciento, y se situó en las 25.040, frente a las 33.383 de un año antes. A pesar de ello, el presupuesto de las edificaciones las concluidas tuvo un importe en Castilla y León de 2.110 millones de euros, un 5,67 por ciento menos que en el año anterior, cuando el desembolso en vivienda nueva finalizada alcanzó los 2.237 millones.