La Catedral abrió este sábado al público una exposición de la primera de las vidrieras restauradas en la seo segoviana, y que lleva a cabo el vitralista Carlos Muñoz de Pablos, premio Castilla y León de las Artes del año 2005.

La primera de las 120 piezas que se han mejorado corresponde al siglo XVI, fue realizada por los maestros vidrieros Pierres de Holanda y Pierres de Chiberri en 1547, y está formada por tres piezas. En su parte central se representa la escena evangélica del Descendimiento de Jesucristo, mientras que a los lados se recrean las escenas de Sansón tumbado durmiendo y Jonás arrojado al mar, correspondientes a episodios bíblicos del Antiguo Testamento.

La exposición ya abierta, que se encuentra en la Capilla de San Gregorio, se completa con varios paneles explicativos de las labores desarrolladas, la historia de la catedral y el programa iconográfico de la restauración.

A la presentación de la vidriera asistieron los responsables de los trabajados de restauración, Carlos Muñoz de Pablos, y sus hijos Pablo y Alfonso; así como los integrantes del cabildo catedralicio, encabezados por el deán de la Catedral y presidente del Cabildo, Angel García Rivilla. También asistieron representantes del Ayuntamiento de la capital, y de la Obra Social de Caja Segovia, entre otros patrocinadores de los trabajos.

En la inauguración de la exposición, Muñoz de Pablos calificó de “hito histórico” el proceso de restauración y recordó que se trata de una de las piezas que se recuperarán en siete fases que comprende el plan director, que prevé concluir el proceso en 2016. En este sentido dijo que el público no puede ver tan de cerca estas piezas de arte y que es la primera vez que se muestran en la Catedral. Sobre la dificultad de su labor añadió que lo más complicado es la limpieza de la superficie de los ventanales coloreados, para lo que han utilizado agua sin componentes químicos.

En total, Carlos Muñoz de Pablos y su equipo tienen previsto restaurar las 120 vidrieras de la Catedral de Segovia, según el acuerdo firmado por ocho años y que comenzó en 2009. En su opinión el conjunto de vidrieras de Segovia están catalogadas como “las más importantes de Europa”, puesto que conserva en su integridad la colección de vidriera flamenca del siglo XVI más singular, con piezas realizadas entre 1539 y 1544 en las que intervinieron Pierre de Holanda, Pierre de Chiberry, Walter de Roch, Nicolás de Holanda y Nicolás de Vergara.