A veces, cuando limpiamos un armario y vaciamos cajones, nos encontramos con sorpresas de las que habíamos olvidado que estaban allí y que ahora redescubrimos. Lo mismo le ha ocurrido a la Concejalía de Patrimonio del Ayuntamiento de Segovia, que ha limpiado y desbrozado una parte de la zona norte de la muralla, dejándola al descubierto.

A los trabajos que se llevan a cabo en el tramo sur hay que añadir los que se realizan en el tramo norte entre la Cuesta de la Zorra y el Hospital de la Misericordia.

Esta actuación, financiada por el espacio Económico Europeo (EEA), tiene como finalidad desbrozar y retirar la vegetación que existe a los pies de la Muralla para crear un paso de inspección y poder disponer de una base firme para utilizarla para facilitar las labores de mantenimiento. El presupuesto asciende a 493.106 euros.

A lo largo del tramo norte de la Muralla se está ejecutando un sendero de jabre apisonado de aproximadamente de 1,5 metros de ancho, pero se desbrozarán 4 metros en paralelo al monumento. En las zonas donde la continuidad de este camino es inviable debido al poco espacio de firme al pie de la muralla o la peligrosidad para los viandantes, se instalarán unas barandillas de madera, de este material será también el sistema de contención de las tierras.

Gracias a estos trabajos de limpieza y desbroce se pueden contemplar restos de lápidas romanas y otras losas de granito reutilizadas de interés histórico artístico, elementos que hasta ahora no se podían apreciar debido a la vegetación.

También se ha observado que en la ladera de la muralla se acumulan restos de desbroces o podas puntuales realizados en los jardines situados intramuros, lo que provoca una acumulación de material que eleva el nivel del suelo cubriendo los lienzos de la muralla.

La Muralla segoviana tiene 3 kilómetros de perímetro y su construcción se remonta al siglo XI, a tiempos de la reconquista de Alfonso VI, aunque conserva restos de sistemas defensivos anteriores como el posible foso celtíbero y de fábricas islámicas. Conserva 70 de los 92 cubos originales y fue declarado Monumento Histórico Artístico el 12 de julio de 1941. La concejalía de Patrimonio Histórico trabaja para situar en el lugar que se merece este monumento segoviano.