El presidente de la Cámara Agraria Provincial de Segovia, Eduardo Herguedas Hernanz, aseguró hoy que la agrupación mantendrá los servicios a pesar del “hachazo” de la Consejería de Agricultura y Ganadería en los presupuestos de este año que se han visto reducidos en 206.500 euros al pasar de los 283.500 euros en 2011 a los 77.000 euros.

Herguedas lamentó que en junio la Junta “sin informar sobre las posibles variaciones, sin aviso, y sin hablar con nadie” llevara a cabo unos recortes que supusieron un recorte de un 30 por ciento en la jornada laboral y el salario de los nueve trabajadores que se hará efectivo a partir del 1 de octubre, de los cuales, seis optaron finalmente por la extinción voluntaria de sus contratos, quedando únicamente tres empleados. En este sentido, señaló que a pesar de que “las Cámaras Agrarias están arruinadas”, los miembros del Pleno de la agrupación segoviana, “están comprometidos a tutelar el proceso y a dotarlo de recursos económicos” y que contratarán a un nuevo empleado por su cuenta para mantener abiertas todas las oficinas de ayuda a agricultores y ganaderos.

Además, Herguedas denunció que cuando recibieron el aviso, la agrupación había gastado la mitad del presupuesto, y que ni la Consejería de la Agricultura y Ganadería, ni su titular, Silvia Clemente, “quieren saber nada de los gastos ni de los trabajadores”. En este sentido el señaló aseguró que si la Junta tiene voluntad de que las Cámaras continúen existiendo “tiene que poner dinero para que siga funcionando de una forma buena para el sector”. Por este motivo pidieron diálogo como “otros los mostraron antes que ella y cumplieron sus compromisos” al frente de la Consejería.