La empresa segoviana Viñedos de Nieva, la segunda que se creó en Segovia dentro de la Denominación de Origen Rueda, ha puesto en marcha una nueva inversión con la que pretende aprovechar el tirón del turismo enológico.

Los propietarios del negocio, los hermanos Herrero Vedel, que recientemente han obtenido un reconocimiento internacional al ganar un ‘Gran Bacchus de Oro’ por su vino ‘Blanco Nieva Fermentado en Barrica’ de 2007, pretenden incorporarse al turismo rural que se está impulsando en toda la zona.

De hecho, por la localidad pasa la ruta madrileña del Camino de Santiago, que este año se está promocionando de forma especial con motivo del Año Jacobeo. La localidad de Nieva, de 400 habitantes, es una de las que se incluye en la ruta, y que además forma parte de la comarca Campiña Segoviana y de la conocida como Ruta de los Claustros.

Los dueños de la bodega están realizando obras de ampliación para poder acoger un salón de recepción, un comedor para unas 25 personas, y una sala de catas que también servirá para desarrollar cursos o presentaciones de vinos. Según sus previsiones, las obras estarán acabadas a lo largo del próximo mes de mayo o junio.

Viñedos de Nieva, que ha alcanzado ya una producción de medio millón de botellas al año, cuenta con una quincena de trabajadores fijos, pero que se multiplican en la campaña de vendimia. Esta bodega, de carácter familiar, se fundó el 28 de diciembre de 1989 con la finalidad de cultivar sus viñedos, elaborar y comercializar los vinos obtenidos. Tras pasar de ser una cooperativa se convirtió en sociedad limitada en el año 1996. Está radicada en el término municipal de Nieva, dentro de la D.O. Rueda y se sitúa a más de 850 metros de altitud. Constituye el territorio más occidental de la denominación de origen a la que aporta una explotación de viñedos de 55 hectáreas.

 

Inversión en Portugal

Por otro lado, Viñedos de Nieva trabaja en el montaje de una bodega en Portugal, conjuntamente con otra empresa vinícola, Bodegas Martue, para poner en marcha la primera empresa vinícola española con presencia en la región del Douro. Las que existen actualmente trabajan alquilando instalaciones portuguesas o encargando que las elaboren los vinos.

La nueva sociedad llevará el nombre de ‘Seis Quintas’ y se está construyendo con la participación al 50 por ciento de las dos españolas. En total han invertido en torno a cinco millones de euros en la compra de viñedos (quintas), la bodega, y la instalación de toda la maquinaria. Se sitúa en la zona del Alto Douro, a 30 kilómetros de distancia de la frontera con Salamanca.

La producción prevista anual es de 200.000 botellas y los primeros caldos podrán salir al mercado en abril, ya que comenzaron trabajando utilizando instalaciones de otras bodegas. La nueva instalación también forma parte de un proyecto de enoturismo, dado que la zona está experimentando una gran demanda de este tipo de actividades, por enclavarse en una comarca de bancales y suelos de pizarra.

El nuevo proyecto supondrá un importante acicate para la bodega segoviana Viñedos de Nieva, en su proyección internacional, pues con la nueva instalación aúna así la experiencia de una bodega de Pago, con la que se denomina a los vinos que garantizan la procedencia de las uvas de una zona geográfica muy delimitada, con características climáticas y composición del terreno muy específicas; otra de Rueda y la tercera del Douro.