Cerca de cincuenta ciclistas recorrieron este domingo las calles de Segovia para reivindicar el uso de la bicicleta como un modelo de transporte alternativos al coche. Así lo explicó en declaraciones a Ical el coordinador de la quinta edición de la iniciativa, Fernando Herranz, quien aseguró que uno de los propósitos es demostrar a los políticos que se trata «de un modelo sostenible y viable».

Tras salir de la Plaza Mayor y recorrer varias zonas urbanas e históricas de la capital como el Alcázar, la estatua de Cándido, el barrio de Santo Tomas, el Cristo, el centro cultural de la Cárcel y el Colegio Claret, el colectivo efectuó una primera parada en el Acueducto para concluir su recorrido en la plaza de San Nicolás donde se fue degustada un caldo y los participantes el vermuth entre ruedas, radios, piñones, timbres, chapas, chalecos reflectantes, pegatinas y biciclers…

Se trata del quinto paseo simbólico, ambientado musicalmente, e impulsado por un colectivo integrado por familia y deportistas, con edades comprendidas entre los 25 y los 40 años, aunque cuentan con otros componentes con una dilatada experiencia en la materia que, según indicó Herranz, incluso han elaborado planes de viabilidad.