La mañana ha amanecido con inidencia para los usuarios de uno de los trenes Avant que conecta Valladolid, Segovia y Madrid. El tren que parte a las 7:15am de la estación de Campo Grande ha detectado un fallo en sus frenos a la altura de la localidad de Valdestillas en la provincia de Valladolid, a poco más de 20 kilómetros de la capital castellano-leonesa.

Debido a la avería, el conductor del convoy ha solicitado la supervisión mecánica de la misma lo que ha producido un retraso de 74 minutos, según fuentes de Renfe, en el trayecto de dicha lanzadera en la mañana de hoy. El retraso ha afectado a los pasajeros segovianos que suelen utilizar este Avant para ir a Madrid que pasa por Guiomar a las 7:52 y tenía prevista su llegada a las 8:20 a Chamartín. Al no haberse cumplido el compromiso de puntualidad de Renfe, la operadora indemnizará con el 100% del precio del trayecto a los usuarios afectados que reclamen el importe de su billete.