La construcción de la Autovía de Pinares (A-601), que comunica Segovia con Valladolid, ha sido la mejor valorada entre las infraestructuras de la provincia, por encima de la autopista entre la capital del Acueducto y Madrid, que era la mejor considerada hasta ahora.

Así lo refleja la última encuesta del Observatorio Socioeconómico en la que se destaca que los empresarios han valorado el carácter global temas de estado general, seguridad o señalización. Sin embargo, cabe destacar el escaso número de respuestas que le otorga un nivel de ‘excelente’.

Tras la A-601 aparecen la autopista Segovia-Madrid y la carretera nacional 603, Segovia-San Rafael, con una notable valoración general. La carretera autonómica Segovia-Navacerrada (CL-601) y la variante de la capital (SG-20) dejan patente un elevado malestar a la vista del porcentaje de respuestas que las catalogan como ‘deficientes’ (36 por ciento en el primero caso y el 41 por ciento en el segundo).

Por último, la infraestructura viaria que suscita un mayor nivel de descontento es la red provincial de carreteras, con un 47 por ciento de opiniones negativas, según los datos presentados por los profesores Luis Miguel Delgado y Nélida Arranz, responsables de las líneas de investigación del Observatorio Socioeconómico de Segovia.

La opinión generalizada de los empresarios revela que la mejora de las infraestructuras viarias ha servido principalmente para el desarrollo urbanístico de la provincia y, en segundo término, de la capital, con el consiguiente incremento de la población para el primer caso. Sin embargo no se percibe que se hayan explotado desde un punto de vista empresarial y de desarrollo económico real.

 

Pesimismo 

Por otro lado, también se presentaron los resultados de las encuestas de opinión del consumidor y de expectativas del cuarto trimestre del año, así como el informe del panel del expertos de este organismo del que forman parte instituciones, Caja Segovia, UVa, Cámara de Comercio y Federación Empresarial Segoviana. La primera conclusión es que crece el pesimismo respecto a encuestas anteriores en relación con la evolución de la economía en los próximos meses. Entre los segovianos encuestados se incrementa de forma destacada el temor a una hipotética pérdida de empleo, ya que los que afirman no estar nada preocupados al respecto pasan del 60 por ciento del tercer trimestre al 28 por ciento del periodo actual. Además, los que declaran encontrarse bastante o muy preocupados suman el 29 por ciento de los entrevistados, 16 puntos más que en el trimestre anterior.

En cuanto a las empresas segovianas, las respuestas obtenidas por el Observatorio indican un cambio de tendencia a peor o al menos un estancamiento en su progresión.