Los planes del Ministerio de Fomento en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes 2005-2020, para la provincia de Segovia, incluye el desdoblamiento de la N-110 entre Segovia y Santo Tomé del Puerto. Todavía se está redactado este estudio previo de la conexión por autovía entre la A-1 y la AP-6 en Segovia. Este enlace de los ejes de la AP-6/N-VI y la N-I a través del corredor de la N-110 se encuentra en un estadio inicial. Cuando esta autovía se encuentre ejecutada, Segovia tendrá una conexión por autovía con Burgos, La Rioja y el País Vasco, de la que ahora carece. Además, con la autovía Soria – Aranda de Duero, que actualmente se encuentra en ejecución, Segovia y Soria también estarán unidas por autovía gracias al proyecto Segovia – A1. Pero en los planes del Ministerio de Fomento hasta 2020, sólo se incluye la elaboración de un estudio informativo de dicha autovía, con lo que habrá que esperar al menos un decenio hasta que comience la ejecución de la obra.

Si hablamos a nivel regiona, más de 430 kilómetros de tramos de autovías de Castilla y León se encuentran a la espera de ser licitados por el Ministerio de Fomento, una vez que el departamento de José Blanco ha encargado ya el proyecto de estas actuaciones, presupuestadas en unos 2.244 millones. Además, están en construcción en la Comunidad otros 280 kilómetros de autovías y en fase de estudio otros 237 kilómetros. De esta forma, en los próximos años, la red autonómica de titularidad estatal conformará, de ejecutarse lo previsto, un entramado de 3.259 kilómetros, frente a los 2.118 actuales, según los datos a los que tuvo acceso Ical.

Así, Fomento pretende avanzar en el desarrollo de la A-68 desde Navarra a Burgos, cuyo estudio informativo ha salido ya a información pública. Además, está pendiente el dictamen del Ministerio de Medio Ambiente, Marino y Rural sobre el trazado de la Autopista Dos Mares (AP-69) Cantabria-Mediterráneo, entre otras actuaciones. También, en el primer mes de este año el MARM ha dado luz verde a la declaración ambiental de las obras del tramo intermedio (Santas Martas-Villanubla) de la A-60 (León-Valladolid), cuyos otros dos tramos estarán finalizados en el primer semestre de 2011.

En ese sentido, el Ministerio tiene un total de 955 kilómetros de vías de alta capacidad en fase de ejecución (estudio, proyecto u obra), de los cuales 865 son autovías y 90 autopistas, con una inversión conjunta de 5.003 millones de euros. La mayoría pertenecen a la Autovía del Duero (A-11), ya que al desbloquearse el trazado entre Tudela y Quintanilla de Arriba, todos los tramos se encuentran en distintas fases de de ejecución. De ellos nueve cuentan ya con el proyecto, en las provincias de Zamora, Valladolid y Soria.

Por lo tanto, se mantienen en fase de estudio 147 kilómetros de tramos de nuevas autovías y 90 de la Autopista Dos Mares, lo que supone 1.579 millones de euros de inversión. En fase de proyecto se encuentran 438 kilómetros de nuevas autovías, que arrojan un presupuesto de 2.244 millones. Además, se ejecutan obras en 280 kilómetros, que una vez concluyan supondrán un desembolso de 1.180 millones de euros para el Ministerio de Fomento.

La autovía del Camino: largo me lo fiáis…

La Autovía del Camino de Santiago (A-12), que comienza en Pamplona y finalizará en Burgos, pasando por Logroño, tendrá en Castilla y León una longitud de 45,3 kilómetros repartidos en tres tramos cuyos proyectos han sido licitados recientemente.

Los retrasos de ejecución en esta autovía son numerosos. En la última reunión de José Blanco con el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, se acordó desplazar el trazado previsto en el estudio informativo de la A-12, a su entrada en Burgos, para no afectar al Centro de Actividades Logísticas y al Parque Empresarial de esta ciudad.

En la Autovía del Duero están en ejecución los tramos comprendidos entre La Mallona y Variante del Burgo de Osma y entre la Variante del Burgo de Osma y la Variante de Aranda de Duero, que suman 90,2 kilómetros. Todavía no se han licitado, pese a contar con el proyecto, los tramos comprendidos entre Los Rábanos y La Mallona, Castrillo de la Vega y Tudela de Duero y Ronda Norte de Zamora hasta la frontera portuguesa, es decir, 167 kilómetros.

Respecto a la Autovía Ruta de la Plata (A-66), resta sólo la apertura del tramo Béjar-Puerto de Béjar, que estaba prevista para finales de 2009. Además, el compromiso de Fomento es que toda la A-66 entre en servicio en este mandato, salvo el tramo Benavente-Zamora, que estará en obras en este año. En estudio informativo se encuentra el tramo que discurre entre La Robla y León.

 

Obras y proyectos

En cuanto a la Autovía de Navarra (A-15), se dividió en dos tramos independientes, por un lado el Medinaceli-Soria de 81 kilómetros de longitud y por otro el Soria-Tudela de 59,9 kilómetros. El primero se encuentra en fase de ejecución de las obras, excepto el tramo Los Rábanos-Fuensaúco que está en proyecto y el comprendido entre Almazán y Cubo de la Solana que se puso en servicio en diciembre de 2008. El tramo Soria-Tudela se encuentra en fase de proyecto, salvo la Variante de Ágreda que se puso en servicio en marzo de 2007.

A la Autovía de Castilla (A-62), que está toda en servicio entre Burgos y Fuentes de Oñoro, sólo le resta la puesta en servicio del tramo Fuentes de Oñoro-Frontera con Portugal, que supondrá la conexión de la autovía A-62 con los itinerarios portugueses IP2 e IP5. Las obras se iniciaron el pasado verano. Además, esta vía mejorará sus conexiones cuando terminen las obras de las rondas de las ciudades de Valladolid y Burgos, que se encuentran ya bastante avanzadas.

En la Autovía A-65, que conectará Palencia con la A-6, los 77,5 kilómetros de longitud están divididos en tres tramos que se encuentran en fase de redacción proyecto. La inversión estimada es de 361 millones de euros. Además, la Autovía A-73 Burgos-Aguilar de Campoó (Palencia), de 72,4 kilómetros, se encuentra dividida en seis tramos de los cuales tres se encuentran en proyecto y los restantes con las obras en ejecución. Esta infraestructura supondrá una inversión total de unos 400 millones de euros.

 

Estudio informativo

El tramo Ávila-Maqueda de la Autovía A-40, que arrancará en Ávila y finalizará en Teruel, es el único que discurre por territorio de Castilla y León, y su estudio informativo se encuentra sometido a información pública. También, en esta fase se encuentra el tramo comprendido entre la capital leonesa y La Robla de la futura autovía entre León y Asturias a través del puerto de Pajares, por el corredor de la N-630. El tramo, de unos 22 kilómetros, exigiría una inversión de unos 65 millones de euros.

Fomento precisó que su estudio informativo se está finalizando y prevé aprobarlo próximamente de manera provisional antes de ser sometido a información pública. Posteriormente, pretende tramitar la Declaración de Impacto Ambiental.

Pendiente del informe ambiental, se encuentra la Autovía Ponferrada-Ourense (A-76). La Consejería de Medio Ambiente remitió a finales de marzo, un mes después de su requerimiento, el informe de afección ambiental para su construcción, que supondrá una nueva vía de alta capacidad alternativa a la carretera N-120 y que discurrirá aproximadamente paralela a los ríos Lor y Sil, con una longitud para el tramo Monforte de Lemos-Ponferrada de 101 kilómetros. Además, conectará con la A-6 en Ponferrada y se dotará a Galicia de un tercer acceso central directo mediante una vía de alta capacidad entre Castilla y León y la fachada atlántica.

También, se ha sometido a información pública el estudio de la autovía A-68, que discurre desde el límite de provincia con Navarra hasta su conexión con la futura Autopista Dos Mares, en las proximidades de Miranda de Ebro (Burgos).