La Junta facilita a través de las delegaciones territoriales la tramitación administrativa de determinadas autorizaciones sanitarias

La Consejería de Sanidad reorganiza la tramitación de expedientes relacionados con autorizaciones sanitarias y que pasan a ser resueltas por las delegaciones territoriales, con el fin de reducir plazos administrativos y favorecer el seguimiento de los procedimientos por parte de los solicitantes. En la provincia de Segovia la delegación territorial tramitará la renovación de autorizaciones de 510 centros.

La Junta de Castilla y León publicará este viernes, 24 de febrero, en la edición de Boletín Oficial de Castilla y León, la resolución de la Dirección General de Salud Pública referida a la delegación de determinadas autorizaciones sanitarias de funcionamiento, que pasan a ser competencia de cada una de las delegaciones territoriales del Gobierno autonómico en las nueve provincias castellanas y leonesas. De esta manera, la Consejería de Sanidad reestructura la tramitación de estos requisitos administrativos, con el fin de reducir los plazos de su resolución y facilitar la relación de los ciudadanos solicitantes con la Administración durante el proceso.

La delegación ahora adoptada no supone un incremento en la actividad de los servicios territoriales -éstos ya eran los encargados de formalizar los procedimientos- sino que conlleva una reducción de trámites y plazos, al evitarse que los distintos expedientes sean diligenciados en cada una de las provincias castellanas y leonesas y resueltos posteriormente por la Dirección General de Salud Pública, de manera que entre la remisión inicial y la notificación final a los interesados podrían transcurrir una media de dos meses.

Así los ciudadanos solicitantes, además de la mejora en la tramitación, verán favorecida su relación con la Administración ya que tendrán un único interlocutor a lo largo del procedimiento, que será el servicio territorial de Sanidad correspondiente.

Por su parte, la Dirección General de Salud Pública, con los recursos liberados, potenciará su labor de Ordenación Sanitaria en el conjunto de la Comunidad autónoma, referida al diseño de planes y protocolos conjuntos de inspección; establecimiento de criterios mínimos homogéneos para la autorización de centros; interlocución con los colegios profesionales; diseño de anteproyectos de disposiciones normativas; e implementación de medidas de simplificación, racionalización y modernización de las relaciones con los ciudadanos en el ejercicio de las competencias que le son propias.

Autorizaciones sanitarias delegadas

En la Comunidad de Castilla y León existen un total de 7.677 centros, servicios y establecimientos sanitarios sujetos a autorización sanitaria de funcionamiento y su renovación cada cinco años, de los que 6.747 son los que estarían afectados por este cambio normativo.

El reparto por provincias de estos casi 6.800 centros, establecimientos y servicios sanitarios a los que se refiere la delegación de competencias es el siguiente: Ávila, 559; Burgos, 932; León, 1.317; Palencia, 531; Salamanca, 957; Segovia, 510; Soria, 487; Valladolid, 782; y Zamora, 672.

Son tres los ámbitos a los que se refiere esta delegación de competencias puesta en marcha por la Junta para las autorizaciones sanitarias: de instalación, funcionamiento y modificación de centros, servicios y establecimientos sanitarios; de instalación y funcionamiento para la construcción, ampliación y reforma de cementerios en municipios con una población menor a 20.000 habitantes; y el uso de desfibriladores externos semiautomáticos.

En cuanto al primero de los ámbitos competenciales -el de instalación, funcionamiento y modificación de centros, servicios y establecimientos sanitarios-, la resolución que publica hoy el BOCyL especifica en un anexo cuáles son éstos exactamente: consultas médicas; consultas de otros profesionales sanitarios;  consultorios de Atención Primaria; clínicas dentales; centros móviles de asistencia sanitaria; centros de reconocimiento médico; otros proveedores de asistencia sanitaria sin internamiento; servicios sanitarios integrados en una organización no sanitaria; ópticas; ortopedias; y establecimientos de audioprótesis.

De esta manera, la Junta de Castilla y León facilita la vida diaria de los solicitantes reduciendo plazos administrativos y simplificando el seguimiento de los procedimientos, con el objetivo de incrementar la cercanía y la flexibilidad de la Administración en su relación con los ciudadanos.