El nuevo presidente provincial de Cruz Roja Segovia abogó hoy por mantener la linea de trabajo de su antecesor, José Luis Muñoz, con “honradez, transparencia y responsabilidad”. Durante la toma de posesión del nuevo cargo, Rua Manso recordó la labor del anterior presidente de Cruz Roja Segovia, fallecido el pasado año en un accidente de tráfico, y cuyo nombre llevará el nuevo almacén de emergencias inaugurado horas antes en Santa María la Real de Nieva (Segovia).

El nuevo presidente provincial se comprometió a seguir desarrollando líneas de actuación para estar cada vez más cerca de las personas, como el nuevo almacén dotado con técnicas de última generación y numerosos materiales como caravanas, colchas o mantas para utilizarlos en cualquier situación de emergencia. Ruamanso incidió en su experiencia en la institución desde el año 1991 y en su empeño por continuar trabajando a pesar de que el relevo en el cargo haya sido propiciado “por un hecho nada deseable, que ha golpeado con dureza la institución en Segovia”.

José Rua Manso estuvo acompañado de la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, el teniente alcalde de Segovia, Andrés Torquemada y el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López Escobar, así como numerosos trabajadores y voluntarios de la institución en Segovia. También asistió al acto el presidente autonómico de Cruz Roja, José Valera, quien invitó al nuevo encargado de la organización segoviana a “implicarse en los problemas y retos que tendrá que afrontar en su nuevo cargo” mientras recordó que “no es una tarea fácil ”.

Valera incidió en el último informe de vulnerabilidad social, que provocó un aumento de un 163 por ciento de la población atendida por Cruz Roja entre 2008 y 2012 y que, debido a la crisis por la que atraviesa el país, se vio obligada a atender durante el año pasado a más de 2.400.000 personas, con acciones directas sobre personas en situación de desempleo, niños, ancianos y mujeres maltratadas.

El presidente autonómico se dirigió a los trabajadores de Cruz Roja advirtiendo que “no bajen la guardia” y que se esfuercen por atender a todas aquellas personas que se encuentren en situaciones de riesgo o exclusión social, añadiendo que no hay que olvidar a los 16.105 voluntarios y más de 80.000 socios que colaboran con la institución, que constituyen una herramienta social “capaz de sacar lo mejor de cada ser humano”.