El Consejo Político de Izquierda Unida de Castilla y León respaldó esta mañana con un 92 por ciento de apoyo a José María González Suárez como candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León. Tras la votación, el coordinador y candidato de IU señaló: “Asumo la tarea con responsabilidad, con la garantía de trabajar más aún que en la anterior ocasión y con el reto de saber sumar nuevos apoyos para una izquierda que nunca ha dejado de estar presente en Castilla y León pero cuya ausencia institucional los ciudadanos la notan sobre manera”.

La votación se pospuso hasta la jornada de hoy por un consenso generalizado en la organización para centrar la actividad de Izquierda Unida de Castilla y León “en los problemas más cruciales de la ciudadanía así como en fortalecer a la izquierda y a quienes se han movilizado en favor de la huelga general”, señala un comunicado. «Nuestra agenda está con los ciudadanos y por lo tanto con las gentes de izquierdas. Hasta ahora no tocaba hablar de candidaturas sino de estar codo con codo junto a la gente», señaló José María González tras el Consejo Político IU.

En la reunión del máximo órgano de IU CyL se aprobó el guión que habrá de dinamizar la elaboración colectiva del programa electoral. «Para nosotros el programa no sólo es un instrumento político o un contrato con la ciudadanía. Lo que dice nuestro programa y cómo se elabora el mismo, constituyen nuestra seña de identidad, nuestra carta de presentación y creemos que es lo que aporta a nuestra organización honestidad, seriedad, y un carácter verdaderamente alternativo».

Izquierda Unida abordará ahora una “intensa actividad para hacer llegar sus propuestas” a asambleas, colectivos y militantes de la izquierda, que se concretará en enero, en una Convención Programática que aprobará el programa electoral. Se abordarán también encuentros transversales como la Conferencia de Juventud de IU CyL o el Encuentro de Ecología de Castilla y León.

Finalmente, el Consejo Político de Izquierda Unida aprobó una resolución sobre el Proyecto de Ley de Servicios Sociales y Atención a la Dependencia, en la que se aportan diez argumentos para rechazar la aprobación de la futura Ley tal y como se ha presentado. «Queremos que se garantice por Ley el derecho de castellanos y leoneses a tener un servicios sociales públicos y la actual redacción del proyecto está muy alejada de este objetivo», señalaron desde Izquierda Unida.