«Y eso de Facebook, ¿qué es?» Esta era una de las preguntas que algunos de los vecinos de Tabladillo se llevan haciendo unas semanas. Muchos de ellos jamás han escuchado hablar de esta red social, nunca han utilizado Twitter y sólo, a través de sus nietos, han escuchado que Tuenti es un sitio dónde los jóvenes hablan. Sin embargo, desde esta mañana, los vecinos de Tabladillo son los habitantes más conectados de España. Así lo persigue una marca de móviles que ha regalado a cada uno de los habitantes censados, un total de 65, un operador con el propósito de demostrar que las zonas rurales pueden contar con la misma tecnología que grandes urbes como Nueva York o Tokio.

«A mí me tendrán que enseñar a utilizar esto», bromeaba uno de los vecinos, Francisco Segovia, quien aseguraba que iba a asistir a un breve taller con el objeitvo de aprender a utilizar el teléfono recibido, un smartphone Sony Ericsoson XPERIA X8. Aunque muchos reconocen que seran sus hijos e incluso sus nietos lo que aprovechen el terminal, los más valientes confiaban en aprender sobre redes sociales e internet para hacer uso de este obsequio, cuya recepción por parte de los vecinos se ha convertido en un auténtico motivo de fiesta. Tanto es así, que al son de la dulzaina y el tamboril, se podía ver a las escasas decenas de vecinos bailando bien agarrados a sus nuevos terminales, en un pueblo cuya penegración de smartphones cuenta gracias a esta iniciativa con una penetración del 100%, algo inédito en el país. Pero, ¿y por qué Tabladillo? Según el responsable de marketing de la empresa, se produjo una búsqueda en base a una serie de criterios: un pueblo pequeño y de interior. Además, la media de edad del municipio ronda los cincuenta años, siendo bastante eleveda la población mayor. Lo curioso es que, a pesar de la elección, este pequeño municipio segoviano, situado a 22 kilómetros de la capital del Acueducto, no tiene tecnología 3G con todas las compañías por lo que los vecinos deberán estar atentos a la hora de contratar su paquete de datos a algún operador, para evitar sorpresas.

 

Torrijas tecnológicas

Tanta ha sido la espectación, que decenas de vecinos han querido recibir a los organizadores del evento como si de ilustre pensonaje se tratara. Incluso alguno de los vecinos, como Adoración, ha preparado unas torrijas para todos los responsables de la compañía que hasta allí se han desplazado: «Es que esto es una fiesta», declaraba emocionada. En definitiva, se trata de una  acción de marketing que ha supuesto para la empresa una inversión de cerca de 18.000 euros, con un retorno inmediato para la compañía sólo con la repercusión mediática, debido a la gran concentración de medios que no han querido perderse el espectáculo.

Precísamente, en el propio cartel del pueblo ya se hacía referencia a este acontecimiento, también en todas las calles con banderillas y en la Plaza, en el epicentro del municipio, el ambiente festivo era palpable durante toda la mañana. «Hoy es una gran fiesta», decía Fátima.

Tras recibir sus teléfonos, los más pequeños del municipio ya «trasteaban» con los operadores, son la nueva generación de Tabladillo, un pueblo conectado que, seguro, desde hoy, navegará por internet y servirá como ejemplo para demostrar que el medio rural tiene las mismas posiblidades que las grandes capitales.