Ante las numerosas quejas manifestadas por vecinos de la ciudad de Segovia sobre las deficiencias observadas en el agua de consumo estos días pasados, Izquierda Unida ha pedido al Ayuntamiento de Segovia que solicite a la Confederación Hidrográfica del Duero una investigación sobre los posibles vertidos de agua contaminada del municipio de La Granja al embalse del Pontón de donde se abastece la ciudad.

Según aseguran en un escueto comunicado, la aparición de algas y otros vegetales en el agua, a lo que se ha atribuido el olor y sabor del agua últimamente, «se ve favorecido por los aportes de contaminantes provenientes de los núcleos urbanos». El grupo liderado en la capital por Luis Peñalosa apunta que podría ser el caso de La Granja «que no tiene capacidad para recoger y depurar adecuadamente sus vertidos, como ha ocurrido con las recientes tormentas». 

En este sentido, y para concluir, Izquierda Unida insisitió en solicitar la mencionada investigación y «soluciones efectivas para evitar que se repita».