La Oveja Negra, en Cabañas de Polendos, acoge el próximo sábado 16 de febrero, un espectáculo con aires de club donde Daniel Higiénico se convierte en ‘crooner’ y en muchas cosas más. Acompañado por el excelente pianista David Sam interpretará los temas de su último CD ‘6.000 millones’ y algunas versiones de anteriores discos. Una serie de canciones que caminan alrededor del jazz, swing, dixieland, blues, rock & roll, sonido New Orleans… Abarcando todo el amplio abanico de estilos que se pueden escuchar en un ‘club de jazz’.

Daniel es más cantante que nunca en este espectáculo y crea un nuevo “alter ego” que juega a parodiar con elegancia a este tipo de solistas, convertirá el escenario de la Oveja Negra en un blub de jazz.

Daniel es uno de esos personajes que habitan un espacio artístico propio, ajeno a los convencionalismos del mercado. No se trata tanto de ofrecer un concierto al uso, sino de utilizar todo el potencial que ofrece un escenario para desarrollar un espectáculo diferente. En ello lo que más tiene que ver es la vena actoral de Daniel considerado por público y critica inclasificable que sorprende por su frescura, su forma de contar historias cotidianas y su crítica mordaz a nuestro entorno.

Como en sus grabaciones anteriores Daniel vuelve a desarrollar todo su potencial basado en su eclecticismo musical, unas letras afiladas que caminan entre lo real y lo absurdo, la ironía y el sarcasmo, dibujando esas situaciones cotidianas que se tornan kafkianas y en las cuales todos hemos caído sin querer alguna que otra vez. También hay cabida para la ternura, el humor y la fantasía, ingredientes todos ellos que Daniel Higiénico sabe mezclar con naturalidad contribuyendo a potenciar esa química especial entre el artista y su público.

Daniel mantiene un humor delirante, que junto a su ingenua irreverencia y desenfado y una buena dosis de espontaneidad contribuyen a buscar la complicidad del público más escéptico, mezcla a la perfección música, teatro y humor.