La incautación de varias piezas de uniformes y elementos militares como un botón correspondiente a un regimiento inglés de la Guerra de la Independencia y otro con un busto de Fernando VII confirmaron la localización de un campo de batalla del acontecimiento bélico en la zona nororiental de la provincia de Segovia. Así se pudo comprobar tras una operación llevada a cabo por la Guardia Civil en la que se requisaron un total de 112 piezas al pillar “in fraganti” a ocho personas que se enfrentan a expedientes sancionadores que podrían ascender a 150.000 euros.

En las instalaciones del Museo de Segovia, que catalogará, conservará y custodiará las piezas, el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, señaló que en el transcurso de las tres operaciones, llevadas a cabo entre el 27 de octubre y el 29 de enero, agentes del Seprona pudieron comprobar cómo los presuntos ladrones, todos ellos de fuera de la provincia, sustraían las piezas ayudados de detectores de metales, posiblemente para venderlo en el mercado negro a través de Internet o para formar parte de colecciones.

Destacando “el daño” que supone para las piezas su separación del entorno en el que se encuentran, el arqueólogo del Servicio Territorial de Cultura de la Junta, Luciano Municio, explicó que en los tres lotes encontrados se encuentran balas sin utilizar y sin refinar incluso, hebillas datadas entre los siglos XVIII o XIX, puntas de flecha, herramientas de herrero como punzones, medallas e incluso una puntera proveniente de un puñal o espada del siglo XV o XVI.

Junto a los botones de regimientos regulares del ejército español en la Guerra de la Independencia, destacó además de otro de un regimiento de milicias provinciales así como uno proveniente de una línea de infantería inglesa. Concretamente, en el tercer lote mostrado ante la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz y el teniente coronel de la Guardia Civil de Segovia, Juan Miguel Jiménez, se encuentran dos monedas de Carlos IV en “muy buen estado de conservación” que fueron acuñadas en la Casa de la Moneda de Segovia y se correponden con dos y ocho maravedíes.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Segovia destacó el “ligero incremento” de robos de este tipo en la provincia respecto al año anterior. Según los datos facilitados, la cifra global de 2012 iguala a los cuatro expedientes que se abrieron en lo que va de año 2013 en alguno de los 1.640 yacimientos arqueológicos catalogados en la provincia de Segovia. Según fuentes oficiales, uno de los individuos que participó en la operación es reincidente y forma parte de estos cuatro procesos abiertos hasta el mes de mayo.

El acto sirvió para firmar las actas de recepción al Museo de Segovia que será el encargado de custodiar las piezas mientras se desarrolla el proceso judicial. Una vez finalizado, se decidirá el futuro emplazamiento de las piezas, que destacan más por su valor histórico que económico, como señaló López-Escobar.