El desprendimiento de una roca de gran tamaño en la Cuesta de los Hoyos, en un punto cercano al mirador frente al Alcázar -en sentido ascendente desde el Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla- ha hecho que desde la Junta de Castilla y León, se pongan manos a la obra para trabajar enla zona dañada. Durante una comparecencia en rueda de prensa, el Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, Luciano Municio, ha manifestado que ya se ha llevado a cabo la inspección el lugar del incidente para hacer una valoración de los daños y proceder a realizar un plan de actuaciones.

Municio ha señalado que no es la primera vez que la junta ha hecho una intervención de este tipo. En este sentido, ha recordado que  las dos últimas acuacionrd se llevaron a cabo en el año 2003 «por desprendimientos de gran importancia» con la consolidación de todos los  taludes. Ha añadido que la Junta también actuó en los desprendimientos del Santuario de La Fuencisla y en los tres desprendimientos que tuvo la muralla: «En todos los casos ha actuación ha sido con absoluta celeridad», ha añadido

Municio ha apuntado que se trata de un talud de roca caliza que tiene «importantes fisuras», por lo que hay riesgo de que se produzcan más desprendimientos. El Jefe del Servicio de Conservación de la Dirección General de Careteras, Julio González, ha sido el encargado de dar los detalles de los trabajos que se van a realizar a partir de mañana en la zona afectada. En primer lugar se va a proceder a «colocar un colchón de arena sobre la calzada», para evitar que se estropeen los adoquines de la calzada y se pondrá una barrera de hormigón en todo el tramo afectado para que «haga de muro de contención» y cuando la roca se derribe, no salte fuera de la carretera. Con una grúa se intentará desprender un trapecio «que es el que se ve que está más suelto» y a continuación, el trozo más importante, que es el más grande. En esta línea, Julio González ha señalado se está tratando con unas empresas de derribo, por si no funciona la primera solución, «poder traer una excavadora de más de 34 metros de brazo, para que con un martillo elimine todos los voladizos y todas las partes susceptibles de poderse caer a la carretera».

En cuanto al tiempo previsto de la duración de los trabajos, se ha manifestado que no se puede dar unos días concretos porque  depende de si funciona la primera actuación o hay que realizar más trabajos. Si el talud queda saneado, González ha señalado que se puede tratar «de 8 a 10 días», aunque asegura que lo más importante, es «garantizar la seguridad de la zona».

El Delegado Territorial de la Junta ha añadido que las inspecciones de la zona se vienen haciendo de una «forma periódica» y que durante todos estos años se ha estado tratando con geólogos sobre este asunto: «los riesgos se pueden saber, pero no cuando se puede fracturar una tabla de caliza. Según han manifestado, el problema actual se encuentra centralizado en la zona afectada.

En cuanto a la cesión de la vía, reclamada por el Ayuntamiento de Segovia, Municio ha señalado que «es algo que no nos debe importar a ninguna de las administraciones, ya que ahora lo importante es «la recuperación de la zona», concluye. En este sentido ha querido agradecer la celeridad del Ayuntamiento a la hora de cortar el tráfico en la Cuesta de los Hoyos, para evitar posibles incidentes.