Una joven de 21 años permanece ingresada en el Hospital General de Segovia tras haber sido encontrada el pasado 14 de octubre con heridas en la espalda en la calle Donantes de Sangre de esta ciudad. Efectivos de Emergencias 112 la atendieron a las 6.47 de la mañana y la trasladaron hasta el citado centro, donde “ingresó de manera no voluntaria”, precisaron hoy fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

El Cuerpo Nacional de Policía, informado del suceso por la Policía Local, mantiene abiertas las diligencias para intentar averiguar lo ocurrido, si bien en principio tipificó la intervención como auxilio humanitario, no relacionado con ningún tipo de agresión. De hecho, el 112 tampoco vio indicios en este sentido y por ello se limitó a dar parte a los agentes municipales y no a los nacionales, protocolo habitual cuando se requiere la asistencia de una ambulancia en la vía pública.

Sin embargo, la madre de la joven declaró hoy a la Cadena Ser que su hija, que sufre una “leve discapacidad psíquica que apenas es perceptible”, recibió una “brutal paliza”. “Le han dejado la espalda en carnes vivas, le han pinzado con un objeto, no se sabe qué, y está en estado de shock”, dijo.

La madre relató que la joven salió de casa la noche del 13 de octubre y que llegaría “a las proximidades de Correos” sobre las 22 horas. “Me desperté a las 3 de la mañana, fui a su habitación y no estaba. Pensé que se habría ido a casa de alguien”, prosiguió. Horas después, “a las 8.30 o las 9 de la mañana”, la Policía se presentó en su domicilio para informarle de que su hija estaba ingresada en el hospital.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno precisaron a Ical que hasta el momento no se ha presentado ninguna denuncia por este suceso ni ha contactado nadie con el Cuerpo Nacional de Policía para advertir de la presunta agresión, aunque la madre pide colaboración ciudadana a través de los medios de comunicación para intentar recabar testimonios que ayuden a aclarar lo sucedido.