El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el ministro de Fomento, José Blanco, volverán a reunirse el este miércoles, 3 de noviembre, en esta ocasión en Madrid, para analizar la nueva programación que surja de la fórmula de la colaboración público-privada. El encuentro -que se produce 16 meses después del primero celebrado en Valladolid y medio año más tarde de la presentación del Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI)- servirá para que el Ejecutivo autonómico conozca plazos sobre la llegada del Tren de Alta Velocidad a las capitales, así como sobre la Autovía del Duero (Soria – Aranda de Duero – Valladolid) y la A-60 (León-Valladolid).

Con el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2011 en la mano y tras el ‘rife-rafe’ de las últimas semanas, Herrera repasará el estado de proyectos pendientes. El futuro de la A-11 (Soria – Valladolid) será sin duda uno de los ejes de la reunión, ya que el ministro comprometió la contratación de las obras de todos los tramos en 2011, lo que para la Junta llevaría que estuviera concluida en 2012 ó 2013. En los presupuestos figuran 19 partidas concretas para esta autovía, que suman un total de 18 millones de euros, si bien las más importantes son las de la ronda este de Valladolid y la ronda norte de Zamora, informa Ical. El resto no llegan al millón de euros.

Aunque en la provincia soriana la A-11 está en obras o en fase de ejecución (licitación-adjudicación), en la vallisoletana se encuentra más retrasada. Pese al acuerdo logrado por la Junta y el Ministerio y la exposición a información pública en mayo del anteproyecto de trazado del tramo Quintanilla de Arriba (Oeste)-Tudela de Duero no se han dado pasos definitivos.

Otra de las conexiones sobre la que debatirán será la futura A-60, que unirá las capitales leonesa y vallisoletana. Fomento mantiene que entre finales de este año y principios del próximo terminarán las obras en los tramos León-Santas Martas y Villanubla-Valladolid, más cercanos a las ciudades, mientras que se desconoce una fecha de conclusión para el intermedio, aunque el Ministerio presupuesta para el próximo ejercicio 13 millones. Blanco ha mantenido hasta ahora que esta autovía estaría finalizada en este mandato, por tanto, en 2012.

Asimismo, la Junta se apoyará en el acuerdo de la Mesa del Diálogo Social para reivindicar la construcción del desdoblamiento de la N-110 para convertirla en autovía. De esta manera, Segovia estaría conectada con Soria por autovía con el desdoblamiento del tramo Segovia-San Esteban de Gormaz, y a partir de este punto, se podría continuar el viaje hasta Soria por la Autovía del Duero que ya se está construyendo. Otra de las obras prioritarias que reclamará la Junta, y que está sufriendo un gran retraso es la A-12, la autovía del Camino, que conectará Burgos con Logroño en una hora.

La Junta también reclamará la conexión Ávila-Autovía del Noroeste (A-6), así como de las autovías Ponferrada-La Espina (Asturias), Ponferrada-Orense (A-76), Burgos-Soria-Calatayud, Benavente-Palencia (A-65), Aguilar de Campoo-Burgos (A-73), y la León-Brangaza (Portugal). Por su parte, el ministro ya ha manifestado su intención de licitar este año el tramo pendiente entre Benavente y Zamora de la Ruta de la Plata (A-66).

La programación de inversiones de Fomento para 2011 se basa en pequeñas partidas para diversos tramos. Así, la A-15 (Autovía de Navarra) recibirá en total 11,2 millones de euros repartidos en 14 tramos, que en su mayoría no pasan de una inversión prevista de 134.100 euros. Un total de 6,3 millones serán para la A-73 (Burgos-Aguilar de Campoo), 1.851 para la A-12 (Burgos-Logroño), 81.000 euros para la A-40 (Ávila-Maqueda), 402.000 para la A-65 (Palencia-Benavente), 323.000 para la Autovía de Cantabria, 852.000 para la Ruta de la Plata.

 

Obras rescindidas y rescatadas

El Ministerio comunicó el 22 de julio la rescisión de siete de los 80 contratos de obra nueva adjudicada en la Comunidad, lo que suponía el nueve por ciento de los previstos en Castilla y León. Estos contratos representaban en conjunto inversiones por importe de 351,3 millones en Burgos y Palencia, 187,8 en carreteras y 163,5 en ferrocarriles. Así, se suspendieron los trabajos en el tramo Villalbilla de Burgos-Quintanadueñas de la circunvalación de la capital burgalesa, dos tramos de la A-73 (Pedrosa de Valdelucio-Bascones de Valdivia- Aguilar de Campoo) y la variante de Aranda de Duero en la A-11.

De éstas, se rescataron del recorte de Fomento la Ronda Noroeste de Burgos, las variantes de Monasterio de Rodilla y Santa María de Ribarrendonda (N-1) y la variante de Ayllón (Segovia) en la N-110, así como el tramo León-Santas Martas de la A-60. Además, las obras de construcción de la línea entre Palencia y Cantabria del AVE, que se suspendieron, se licitarán de nuevo en 2011 mediante el sistema público-privado.

 

Ferrocarril

En materia de ferrocarriles, Herrera se interesará por los plazos y las fechas de llegada del AVE a las capitales de provincia, así como sobre el futuro de la conexión entre León, Ponferrada y Monforte de Lemos. El Ministerio cumplió en parte su palabra. Comunicó que la alta velocidad llegará a Palencia y León y Zamora en 2012, pero no puso fecha en el caso del corredor Burgos-Vitoria. Pese a los recortes, el TAV alcanzará la región cántabra en 2015.

De momento, Fomento sólo ha autorizado los estudios informativos de las conexiones Ávila-Segovia, Logroño-Miranda de Ebro y Soria-Torralba. Los presupuestos del Ministerio reservan para la línea Olmedo-Medina-Zamora-Orense 147,7 millones, 215 millones para el corredor Valladolid-Palencia-León-Asturias y 350 millones para el ramal hacia Burgos y Vitoria.

 

Transporte de mercancías

Por otra parte, Herrera y Blanco tendrán también la oportunidad de estudiar el Plan Estratégico de Transporte Ferroviario de Mercancías, que fija como nodos prioritarios en Castilla y León las terminales de Salamanca, León y Valladolid. Por ello, en septiembre Adif y la Asociación de Sociedades Gestoras de Enclaves Logísticos Cylog suscribieron un convenio de colaboración.

Además, en la programación Fomento incluye la línea Madrid-Ávila-Medina del Campo-Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León Ponferrada hacia Galicia, además de Venta de Baños-Burgos-Miranda de Ebro hacia País Vasco, y Palencia-Reinosa hacia Santander.