Hace casi dos años, los segovianos miraban con optimismo el futuro. Muchos dejarían por fin su vida en Madrid para regresar a Segovia. La alta velocidad llegaba hasta nosotros y, con ella, un futuro esperanzador.  Esta vez Segovia conseguía un gran proyecto. Con él, se paliaban las deficiencias que siempre en materia de infraestructuras.

El 22 de diciembre de 2007 la lotería, con el AVE, nos tocó a todos. Los primeros meses no fueron sencillos: el acoplar horarios, el intentar que las frecuencias fueran lo más fiel posibles a las necesidades de la población supuso un gran esfuerzo para todos, tanto para trabajadores como para los representantes de nuestra ciudad.

La realidad es que no llueve a gusto de todos. Algunas de las deficiencias de este servicio, así como la ubicación de Guiomar, son problemas heredados que el Gobierno, con mayúscula e independientemente del partido político, debe afrontar e intentar resolver.  Por ello pensamos que nadie debe pensar que el malestar de los usuarios o que algún medio recoja la información que acontece alrededor de esta situación es una crítica personal, nada más lejos de la realidad. En este nuevo soporte, que nace con el propósito de convertirse en un canal para distintas voces, porque para algo estamos en democracia, queremos colaborar en la mejora de los servicios y, para ello, muchas veces, el debate popular es necesario.

Respeto

El respeto a los usuarios, y no considerar a éstos como personas conflictivas es fundamental en democracia. Las autoridades deben comprender su inquietud, una inquietud lógica para todos aquellos que, cada día, vivimos la realidad de Guiomar. En muchos casos, el vivir en Segovia supone que, cada mes, el 25% de un sueldo normal se quede en el transporte. La no petición formal de las protestas, como en tantas ocasiones se producen en decenas de ciudades, no debe ser, a nuestro juicio motivo de denuncia. (Nota añadida: Sí que consideramos, que no había quedado explicado, que las protestas han de ser solicitadas y autorizadas para la puesta en marcha de dispositivos)

Por su parte, y siempre en nuestra opinión, los usuarios han de evitar que su ira se centre en personas que, aunque trabajen por solucionarlo, encontraron el problema. Por ello, las críticas no han de ser personales, y han de evitar los descalificativos, como los que se están produciendo en algunas páginas webs y blogs en los últimos días.

 

Protestas

Que los usuarios están molestos, y así lo vierten en internet, es una realidad. Lo es desde hace meses e incluso años: Primero sufrían los cambios de horarios, tras negociar en sus empresas, después los cambios del transporte, también la ausencia del transporte urbano en los pueblos colindantes… Ahora el parking de pago.

Evidentemente Adif siempre que ofrece el servicio de aparcamiento cobra por el mismo, tiene su lógica y decir lo contrario carecería de sentido. Sin embargo, sí que es cierto, que pocas estaciones tienen las peculiaridades de Guiomar, por su ubicación, por su entorno, por la distancia a la que está de todo, por sus accesos… No sabemos cuál es la solución, evidentemente no somos responsables de ella, lo que sí que sabemos es que el problema está ahí, y quizá todos los agentes sociales (como instituciones) deben hacer fuerza para solucionarlo.

No piensen ustedes que las protestas son únicas en Segovia, también en Valladolid y en las hemerotecas de otras poblaciones, que ya han vivido la implantación de la alta velocidad, los usuarios han sido críticos con sus políticos, mucho más que en Segovia.

 

Pensamos que… sólo con el diálogo y la unión de todos (Administraciones, partidos políticos, agentes sociales, usuarios e incluso medios) será posible buscar alternativas para este problema. Confiamos en que esas soluciones, algún día, puedan ser una realidad.