La tercera edición del Verano Solidario que se lleva a cabo en las parroquias de Fuentepelayo, Zarzuela del Pinar y Pinarnegrillo ha concluido con un resultado sobresaliente, según afirman miembros de la organización. En un total se han recaudado 2.420 euros que serán destinados a paliar la dura situación de pobreza por la que atraviesa la región del Cuerno de África.

En el verano de 2009, la recaudación fue destinada a una escuela agrícola de Melibane en Mozambique, el año pasado se decidió ayudar a la reconstrucción de Haití. «En esta tercera edición se ha pensado colaborar con Somalia que está padeciendo una fuerte hambruna. El dinero recogido gracias a la generosidad de los vecinos de estas parroquias se hará llegar al país africano a través de Cáritas.», añaden.

Los veranos solidarios, además de recaudar fondos, tienen como finalidad «educar en la caridad y solidaridad con aquellas personas de nuestro mundo que viven en condiciones más extremas de pobreza. Situaciones que no pasan desapercibidas para la Iglesia».

Como en ediciones anteriores, se ha destinado la colecta de uno de los domingos de agosto y de la fiesta de la Asunción a esta causa. Pero este año se han llevado a cabo dos nuevas iniciativas que han dado muy buen resultado. Por un lado, se ha sorteado un cuadro pintado al oleo, donación de una señora de Zarzuela del Pinar.

Asimismo, se organizó una limonada solidaria que tuvo lugar el domingo, 14 de agosto a la salida de misa de las tres parroquias y que contó con la colaboración del centenar de jóvenes portugueses alojados en el arciprestazgo de Fuentepelayo antes de su participación en la JMJ y con la de empresas de la zona que hicieron posible ofrecer un vaso de limonada y un pincho de tortilla.

Esta acción, que tiene lugar durante el verano y que es propia de estas parroquias, cierra el ciclo del curso a lo largo del cual se realizan las colectas extraordinarias señaladas por la Iglesia coincidiendo con las diversas campañas oficiales del Domund, Manos Unidas, Cáritas, etc.