La Subdelegación del Gobierno en Segovia ha informado de la nueva medida de regulación del tráfico instaurada en Francia: los conductores que circulen por este país deben llevar alcoholímetros desechables no utilizados en sus vehículos. Están incluidos también en esta norma los conductores de motocicletas.

Esta medida, que ha entrado en vigor el pasado 1 de julio, obliga a llevar el dicho aparato en su vehículo, independientemente de cual sea la nacionalidad del conductor. Asimismo, la no posesión de este dispositivo a partir del 1 de noviembre de 2012 conllevará una multa de 11 euros.

Además, para cumplir la obligación de poseer un alcoholímetro desechable no utilizado en el vehículo, se recomienda llevar dos; de esta forma, si se emplea uno de ellos, el segundo permitiría cumplir la norma.