El proyecto de renovación de las redes de abastecimiento, saneamiento y alumbrado público del eje San Nicolás-San Quirce-Iza Guidelli ha finalizado. Las obras, ejecutadas por la empresa Volconsa con un presupuesto de 517.744 euros y un plazo de ejecución de nuevo meses y medio, han supuesto la sustitución de esas infraestructuras poniendo fin a los continuos problemas y averías que se registraban.

Se ha renovado la tubería de abastecimiento por otra de fundición de 150 mm de diámetro; sustituido parte de la red de saneamiento, compuesta por una antigua atarjea, por una tubería de PVC de 500 mm de diámetro e instalado una red secundaria y auxiliar para enganchar bajantes e imbornales. En cuanto a la red de alumbrado público se han sustituido las luminarias por faroles tipo Villa y soterrado el cableado aéreo. Por último, se han ejecutado canalizaciones de los distintos servicios privados de Unión Fenosa, Gas, Telefónica y Ono.

También se ha actuado en el pavimento, compuesto de emborrillado un material poco resistente e incapaz de aguantar la densidad de tráfico de la calle lo que ocasionaba numerosos y continuos baches. Este material se ha sustituido por adoquín de granito para la calzada y losetas de granito para las aceras, cambiando la imagen de la zona. Además se han colocado pasos de peatones sobreelevados para reducir la velocidad de los vehículos que circulen por la zona.

Finalizadas las obras como han comprobado el Alcalde, Pedro Arahuetes, y los concejales de Obras, José Llorente, y Tráfico, Alfonso Reguera, el tramo formado por las calles San Nicolás-San Quirce e Iza Guidelli, uno de los ejes de comunicación interior del casco antiguo, se ha abierto, definitivamente, al tráfico.