La Federación Empresarial Segoviana (FES) pide a Renfe que reconsidere el nuevo planteamiento de la línea ferroviaria convencional Segovia-Madrid, en el que se han suprimido los servicios directos entre ambas ciudades, siendo obligatorio el transbordo en Cercedilla.

En opinión de FES, «este nuevo escenario puede ser el paso definitivo hacia la supresión total de la línea, ya que significa incrementar el tiempo de viaje y la incomodidad de tener que cambiar de tren para un trayecto que hasta ahora no lo ha necesitado».

Para la Federación, los argumentos esgrimidos por Renfe en cuanto al déficit que arrastra la línea no deben ser los únicos a tener en cuenta, sino que se deben compensar con la función social que cumple para la ciudad de Segovia pero sobre todo para las poblaciones de los municipios a los que daba servicio.

La eliminación de la conexión directa no debe ser el final del camino, según FES, y si se quiere racionalizar la línea se pueden tomar otras medidas alternativas, o al menos estudiarlas. Si la media de utilización es baja, quizá se podrían racionalizar los servicios con una línea por la mañana y otra por la tarde y menos plazas disponibles, pero manteniendo la conexión directa y diaria.

Como ya se ha reiterado en anteriores ocasiones, a juicio de la Federación esta línea no puede convertirse en una víctima de la potenciación de la alta velocidad, sino que ha de ser objeto de mejora y de adecuación a la nueva realidad.