La concejala de Patrimonio Histórico y Turismo y primera teniente de alcalde, Claudia de Santos, dio la bienvenida a los participantes en este curso que se celebra desde 2009 en colaboración con la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) para estudiantes de diversos centros universitarios nipones que han sido acogidos por familias de la ciudad.

El programa ofrece cursos intensivos de tres semanas que coinciden con los periodos vacacionales de los universitarios japoneses, ayudándoles así a canalizar y rentabilizar sus viajes vacacionales por España. Y además de las clases de español, tal y como destacaron fuentes del Consistorio, incluyen una amplia gama de actividades culturales no frecuentes pero muy apreciadas por los japoneses, como las relacionadas con la gastronomía (con talleres de cocina) y el folclore y la cultura, incluyendo visitas de monumentos de otros municipios.

Además, la estancia de los estudiantes en casas particulares facilita su integración entre los segovianos. Y después de ocho ediciones, se ha conseguido consolidar el acuerdo con la universidad de Doshisha, en Kyoto.

«Las perspectivas que presenta este segmento turístico son inmejorables, ya que permiten a destinos como Segovia combatir la estacionalidad y fidelizar a unos alumnos que posteriormente suelen repetir la visita como turistas con sus familias y amigos», resaltaron las citadas fuentes municipales. El turismo idiomático es considerado “un sector en alza que reporta importantes beneficios, ya que el español es un recurso turístico de enorme potencial».

Viajar para aprender la lengua y la cultura de un país es una opción de tiempo libre cada vez más demandada por todo tipo de viajeros, no sólo por estudiantes, «y este fenómeno transforma la lengua y la cultura de valores intangibles en recursos económicos de gran potencialidad, y que fomentan además el turismo sostenible», concluyeron desde el Consistorio segoviano.