El empresario taurino Gustavo Postigo falleció hoy en Segovia a la edad de 80 años tras una enfermedad. Conocido en todo el entramado del mundo taurino, tanto regional como a nivel nacional, el empresario gestionó de forma directa las plazas de toros de León, Mérida (Badajoz), y San Fernando (Cádiz).

Postigo consiguió que Segovia no se quedara sin toros el día de las fiesta de San Pedro en 2010, cuando, este amante de la tauromaquia, como el mismo se declaraba, asumió en solitario la organización del festejo. Entonces señaló que como segoviano no permitiría que desapareciese la tradición de la plaza de toros de Segovia, inaugurada hace doscientos años por el diestro José Delgado “Pepe-Hillo”.

Gustavo Postigo será enterrado mañana en la más estricta intimidad por deseo de la familia.