El número medio de afiliados extranjeros a la Seguridad Social en Castilla y León fue de 62.501 el pasado mes de julio, lo que representa una disminución del 2,56 por ciento respecto al mismo mes del año anterior. En toda España, la media de afiliados extranjeros fue de 1.900.157, un 1,79 por ciento menos, según los datos ofrecidos hoy por el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

La cifra total de afiliados en Castilla y León representaba en julio el 3,29 del conjunto nacional, con 29.947 procedentes de la Unión Europea y 32.554 de países no comunitarios. Por regímenes, 42.876 extranjeros estaban afiliados al régimen general, 5.551 al de autónomos, 7.450 al agrario, 174 a la minería del carbón y 6.450 al hogar. Respecto a la distribución por género, 36.132 fueron hombres y 26.369 fueron mujeres.

Asimismo, de los 30.163 afiliados procedentes de la Unión Europea, 1.642 se apuntaron en la provincia de Ávila; 7.114, en Burgos; 3.243, en León; 1.200, en Palencia; 2.222, en Salamanca; 4.745, en Segovia, 1.552, en Soria; 6.123, en Valladolid y 2.106, en Zamora. De los 32.554 extranjeros procedentes de estados no comunitarios que se afiliaron en la Comunidad, en Ávila se inscribieron 2.237; en Burgos, 6.036; en León, 5.554; en Palencia, 2.001; en Salamanca, 3.664; en Segovia, 3.311; en Soria, 2.758; en Valladolid, 5.791 y en Zamora 1.201.

Por provincias, en Ávila, el número de extranjeros afiliados en julio era de 3.878, en Burgos de 13.151, en León 8.797, en Palencia 3.202, en Salamanca 5.887, en Segovia 8.056, en Soria 4.310, en Valladolid 11.915 y 3.307 en Zamora.

Este número representa un descenso interanual en Ávila del 6,62 por ciento; en León del cuatro por ciento; en Palencia del 3,07; en Salamanca del 6,87; en Segovia del 2,27; en Soria del 1,53; y en Valladolid del 3,67; mientras que Zamora experimentó un incremento del 0,64 y en Burgos del 1,72.